Lugones cuenta con una cantera con gran porvenir

Publicado el 05/07/2017
El tapin Lugones cuenta con una cantera con gran porvenir

Natalia Cuervo, Nerea Fernández, Jack Zhang, Soledad Alconada y Cristina Argüelles son los alumnos del IES Astures que consiguieron las mejores notas en el Bachillerato y en la Prueba de Acceso a la Universidad, celebrada hace unos días. Se presentaron más de 70 alumnos del instituto de Lugones a la Prueba de Acceso y consiguieron buenos resultados.

Natalia Cuervo obtuvo una nota entre el Bachiller y la PAU de 13.814, estudió el Bachillerato de Ciencias de la Salud y fue una de las cuatro matriculas que entregó el centro, su idea es estudiar  Biotecnología en la Universidad de Oviedo, se plantea dedicarse a la investigación, “fue esta última semana cuando me decanté por Biotecnología, aunque también pensé en estudiar física porque me gusta mucha”, explicó. Sus hobbies son leer novelas de intriga, misterio y fantasía, confiesa que le gusta Agatha Christie, y dibujar aunque en este segundo curso de Bachillerato tuvo que dejar las clases por falta de tiempo. Sus estudios de educación primaria los realizó en el colegio público El Carbayu.

Nerea Fernández consiguió una nota de 13,23, sus estudios de educación primaria los realizó en el colegio público Santa Bárbara, aunque es natural de Extremadura llegó a la localidad sierense con 8 años. Cursó el Bachiller de Humanidades, su idea es estudiar filología inglesa, ya que se le dan muy bien los idiomas y pretende realizar una vez concluida la carrera el máster de capacitación para ser profesor de secundaria, “mis padres son profesores, siempre lo he visto en casa y lo tenía muy claro, porque me gusta enseñar”, destacó. Sus hobbies son el baile  en especial el flamenco y leer libros en diferentes idiomas, sobre todo en francés e inglés, de diversas temáticas.

Jack Zhang obtuvo una nota de 13,006 y cursó sus estudió de primaria en el colegio público El Carbayu, estudió con Natalia el Bachiller de Ciencias de la Salud y quiere realizar la misma carrera Biotecnología. Aunque en un primer momento Jack se decantaba por estudiar letras, los primeros meses en 1º de Bachiller se dio cuenta de que lo suyo son las ciencias y cambió, “me encantan los idiomas y puedo ir aprendiéndolos por mi cuenta o en la Escuela Oficial de Idiomas”, comentó.  Entre sus hobbies está el aprender idiomas o palabras nuevas.

Soledad Alconada consiguió una nota de 10.864, estudió en el colegio público La Ería y cursó el Bachillerato de Ciencias Sociales. Su idea es estudiar Magisterio de Primaria con inglés y después realizar un máster para poder dar clases a secundaria, “tengo muy claro desde pequeña que me quiero dedicar a la enseñanza porque me encanta”, afirmó. Soledad comentó que siempre le ha gustado más estudiar historia o letras porque le parecían cosas más interesantes. Sus hobbies son los bailes de salón, aunque también ha practicado funky, le gusta mucho leer y sobre todo ir de compras cuando está muy estresada con los exámenes.

Cristina Argüelles consiguió una nota de 9,5, estudió junto con Natalia y Jack en el colegio público El Carbayu y cursó el Bachillerato de Humanidades junto a Nerea. Tiene pensado estudiar la carrera de Historia en la Universidad de Oviedo, “siempre me ha gustado conocer la cultura de los diferentes países, descubrir su historia y visitar los museos de los lugares a los que voy, es lo que más me atrae”, apuntó. Su hobbie es dibujar, aunque este año tuvo que dejarlo un poco apartado por no tener tiempo debido a los exámenes.

Los cinco alumnos se quejaron de que con la entrada de la nueva ley de enseñanza, no supieron hasta el mes de febrero cual era el temario que tenían que estudiar para la PAU, en algunas asignaturas no afectó, pero en las comunes como historia tuvieron que estudiar 17 siglos en tres meses. “Teníamos exámenes de historia todas las semanas y acabábamos muy cansados, porque a esos le sumábamos el resto de asignaturas, también afectó a latín y griego en Humanidades y a matemáticas en Ciencias de la Salud”, relataron.

Jack, Natalia, Nerea y Soledad consiguieron llevarse las cuatro becas que entregó el centro. Para los cinco lugonenses este será el verano más largo de su vida, ya que en mayo acabaron las clases y no las reanudarán hasta mediados de septiembre. Todos se han apuntado a la autoescuela para sacarse el carné, menos Natalia que está harta de estudiar y ha decidido dejarlo para cuando comience en la Universidad. Todos están de acuerdo en que este fue el año más duro de instituto, ya que no les dio tiempo a dedicarse a sus hobbies y a disfrutar de los ratos libres por pasárselos estudiando.

Aseguraron que pasarán el verano de fiesta en fiesta, disfrutarán de los amigos, la playa y realizarán algún viaje que otro, Nerea se irá al sur, Soledad viajará a Malta con sus amiga y Natalia, Jack y Cristina visitarán juntos a Praga y Viena. “Lo que más vamos a echar de menos son los compañeros, porque todos estábamos muy unidos y había una muy buena convivencia y a los profesores, aunque algunos más que otros”, apuntaron.