El Museo de la Romería de Manolito El Pegu cumple su décimo aniversario

El impulsor y artista que creó toda la maqueta en miniatura es Manolito El Pegu, que además es el presidente de la Cofradía Nuestra Señora del Buen Suceso y recibió este verano la Medalla de Oro del concejo de Siero.

Publicado el 08/06/2017
El tapin El Museo de la Romería de Manolito El Pegu cumple su décimo aniversario

El Museo de la Romería ubicado en El Carbayu cumple su décimo aniversario este año. El impulsor y artista que creó toda la maqueta en miniatura es Manolito El Pegu, que además es el presidente de la Cofradía Nuestra Señora del Buen Suceso y recibió este verano la Medalla de Oro del concejo de Siero.

Para aquellos que todavía no lo conozcan, el Museo está situado en la calle Del Buen Suceso y es una maqueta de la romería de El Carbayu del año 1952. Además en ella puede verse la fiesta tal y como era, en diferentes horarios del día, gracias a la voz en off, los efectos sonoros, la iluminación y los movimientos de las piezas, que la conforman. En la maqueta están plasmados: la capilla, la noria, el bar, la orquesta, el tiro, el carrusel y la tómbola.

“Cada vez estoy más contento de haber hecho esta obra, porque está teniendo mucho éxito, el trabajo y esfuerzo puesto en ella ha merecido mucho la pena”, comentó El Pegu, que asegura que a lo largo del año pasarán por el museo unas 11.000 personas, ya que acuden colegios de toda Asturias, asociaciones de vecinos y culturales, pero el mayor número de visitantes se recibe durante los seis días de las fiestas, que es cuando más horas está abierto al público.

Además de la maqueta en las paredes del museo cuelgan 300 libros de las fiestas de otras romerías, más todas las revistas elaboradas por la Cofradía de El Carbayu desde 1953 hasta la actualidad. “El más antiguo es el de la fiesta de San Mateo de 1940 y de las fiestas de por aquí cerca el más antiguo es de las de Cayés de 1952”, explicó.

Dentro del museo ha incluido dos maquetas más una de su clase en las antiguas Escuelas Nacionales de Lugones, que en la actualidad es el edificio que alberga la Oficina de Consumo y otra es el Taller de Ebanistería de José Carril, en el que aprendió todo lo que sabe de su amado oficio.  En la maqueta de la clase pueden verse los libros, los paraguas y sobre todo gran cantidad de madreñas de los niños que tenían que acudir con ellas para no llenarse de barro.

El taller de ebanistería que se encontraba en el Nuevo Cruce de Lugones comenzó a trabajar como aprendiz en 1955, allí fue donde aprendió todo lo que sabe, ya que con 18 años ya era oficial de primera, después se fue al servicio militar como voluntario y cuando volvió continuó alguna temporada más allí hasta que se fue para otro taller.

También están presentes la primera televisión que compró hace más de 50 años y tuvo que pagar a plazos con letras cuando comenzó a trabajar y una radio que estuvo siempre en su domicilio familiar.

“Quiero dar las gracias a todas las personas que me ayudaron con la maqueta, una de ellas Roberto Nicolás que fue el que se encargó de toda la electricidad, también me gustaría agradecérselo al por entonces arzobispo de Oviedo, Carlos Osoro, por venir a la inauguración a bendecir el Museo”, aseguró.

El Pegu también da las gracias al Ayuntamiento de Siero y al alcalde, Ángel García, por concederle el pasado año la Medalla de Oro del concejo, que es la segunda que se entregó, ya que la primera fue para Jesús Sáenz de Miera, fundador del grupo Central Lechera Asturiana. El Pegu recibió en 2010 el Urogallo de Oro del Centro Asturiano de Madrid,  en 2015 recibió el premio del XV Memorial el Ferreru de la Sociedad de Festejos de Fitoria, el premio Puente Vieyu en 1988 y demás reconocimientos al participar en las carrozas del Día de América en San Mateo.