El Cristo Yacente cuenta con su propio retablo y la Virgen de la Soledad con la columna sobre la que descansar

Además recordó que fue el 19 de marzo de 1939 cuando se colocó la primera piedra para la reconstrucción del templo después de la Guerra Civil.

Publicado el 19/03/2017
El tapin El Cristo Yacente cuenta con su propio retablo y la Virgen de la Soledad con la columna sobre la que descansar

El domingo 19 de marzo, coincidiendo con la celebración del Día del Padre y San José, el párroco de la Iglesia San Félix de Lugones, Joaquín Manuel Serrano, bendijo durante la misa mayor el retablo y la columna sobre las que descansan las imágenes del Cristo Yacente y la Virgen de la Soledad. Además recordó que fue el 19 de marzo de 1939 cuando se colocó la primera piedra para la reconstrucción del templo después de la Guerra Civil.

La construcción de los dos elementos se debe a la iniciativa de la Cofradía del Cristo de La Piedad y la Soledad, "yo sólo me encargué de encauzar la situación y dejé que ellos mismos desarrollaran la iniciativa, ya que son los verdaderos artífices de la idea, este es un retablo sencillo y una columna. Además restauramos y barnizamos el retablo de Santa Bárbara, que se construyó en 1951 y esperamos que dure otros tantos años más", comentó.

El trabajo lo realizó el taller Arte y Oro de Gijón, se aprovechó el retablo para colocar una tapa para la rejilla de la calefacción, que después se podrá quitar cuando llegue el frío. "La colocación de los elementos se ha realizado después de mejorar el sistema de iluminación del templo, para que los feligreses puedan disfrutar de las imágenes", aseguró Serrano.

Tras la misa la Cofradía decidió entregar al sacerdote su Cruz, ya que considera que sin su ayuda no podrían haber hecho ni "una cuarta parte" de lo realizado hasta ahora en las mejoras materiales, pastorales y sobre todo espirituales, "gracias a usted nuestra Cofradía es una realidad, y por ello desde ella queremos distinguirle esta mañana con algo muy especial como es nuestra Cruz Cofrade. Con ella le decimos, que no es alguien ajeno a nosotros, sino una pieza clave en nuestra familia", concluyó Guzmán uno de los cofrades.