El paxarro Juan José Cima corre por los 78 concejos asturianos

Publicado el 23/02/2016
El tapin El paxarro Juan José Cima corre por los 78 concejos asturianos

Cima corrió un total de 63 etapas, divididas entre 37 semanas en 2014 y 26 en 2015, el deportista completó  1.379 kilómetros y la más larga fue de 43 kilómetros, entre Degañas e Ibias

El paxarro Juan José Cima reconoció que hace alunos años con un amigo se le ocurrió la idea de recorrer a pie todos los concejos asturianos y tomar la bebida especial de cada sitio al llegar, pero su amigo se lesionó y desestimaron la idea. Cuando se prejubiló hace un par de años, después de 42  trabajando como informático en una entidad bancaria, decidió  tener una obligación todos los días  y se planteó una vez a la semana completar una etapa corriendo de concejo en concejo.

Pero esta no es su única dedicación, ya que es voluntario en el Banco de Alimentos y se encarga de conseguir los productos frescos que están muy maduros para ser vendidos a los minoristas en Mercasturias. Otra de sus ocupaciones es ser Cibervoluntario en una fundación gracias a la cual imparte talleres de nuevas tecnologías a colectivos en riesgo de exclusión social.

“El correr de concejo en concejo no lo realizaba un día concreto, sino que era una cosa relajada. Tuve una lesión jugando al pádel y en Tineo me volví a lesionar tras un salto, además de las vacaciones y la preparación de alguna carrera pare un mes para entrenar”, explicó. Cima corrió un total de 63 etapas, divididas entre 37 semanas en 2014 y 26 en 2015, el deportista completó  1.379 kilómetros y la más larga fue de 43 kilómetros, entre Degañas e Ibias.

Cima empezó sólo a correr el 15 de enero de 2014, aunque iba a hacerlo con otro amigo pero ese día estaba enfermo, eso no le echó para atrás y decidió salir solo. “Le pedí a un señor que pasaba por allí que me hiciera una foto delante del Ayuntamiento de Siero. El punto desde donde salía y donde llegaba en todas las etapas era desde los ayuntamientos, además solicite en todos los consistorios que me colocarán un sello para justificar que había pasado por allí”, recordó.

Su fiel acompañante en bicicleta, que realizó prácticamente todas las etapas, era Paco Martín y otro de los amigos, Jesús Fernández, se quedaba con el coche del corredor y realizaba el avituallamiento o les informaba de lo que sucedía y después en el destino final les recogía. Otro corredor que le acompañó todo el verano fue Juan Márquez, que lo dejó cuando se lo impidió una lesión, pero corrió toda la costa asturiana.

Cima comenzó corriendo por el interior de Asturias, salió de Pola de Siero y después comenzaron por la costa, recorriendo el Camino de Santiago al revés hasta Colombres que volvieron al interior. La última etapa que acabó a finales de noviembre fue desde Arriondas a Pola de Siero, “esta última fue la etapa más corta y asequible para que se sumarán todos los corredores que quisieran y la concluyeran conmigo”, apuntó.

El deportista aunque siempre le gustó hacer deporte de cualquier tipo, se centró más en correr cuando tenía 40 años, “mi familia siempre fue muy deportista y el claro ejemplo es mi hermano  el ciclista Enrique Cima, aunque yo me críe con unos tíos en Cerdeño y no viví tan de cerca el mundo de la bicicleta. Pero hice esquí, montañismo, golf y correr”, comentó. Cima aseguró que las lesiones siempre le respetaron y cuenta con muchos amigos que corren, decidió correr de forma sistemática al margen de las carreras.

El paxarro en estos 20 años corriendo participó en la Media Maratón de Madrid, desde hace seis años corre la Behobia  de San Sebastián, la Media Maratón de Segovia, Llanera, Siero y Nava y varias San Silvestres. Además de la carrera intercajas de trabajadores y ex trabajadores de su empresa, que ganó varios años. “Tengo ahora los 8 kilómetros de Castillón y varias San Silvestres y me estoy preparando para ello. Para correr sólo se necesita voluntad, porque corras 500 metros o 10 kilómetros te cansas igual, las carreras cortas son más rápidas y más difíciles”, aseguró.

Cima confesó que su logro lo hizo con tranquilidad con los amigos y que nunca pensó en correr tantos kilómetros y por monte, “me gusta mucho andar por montaña y como soy bastante ligero las bajadas las hago bien, aunque corro por carretera. En estas  etapas evitábamos todo lo que podíamos la carretera y eso supuso bastantes problemas de perdernos por caminos y el consejo que doy es que siempre hay que tener en cuenta lo que te dicen los paisanos de los pueblos, si un camino está cerrado hazle caso”, apuntó.

 Las etapas comenzaban con el desayuno a las 7 de la mañana en la Urbanización La Fresneda con los amigos y después iban a buscar a Paco a las 8 u 8.30 y se ponía a correr a las 10 de la mañana, ya que había que contar el desplazamiento hasta los puntos más alejados. “Por la zona central los recorridos los hacía antes en bicicleta y pasaba por los ayuntamientos para avisarles de que día iba a ir para que me pusieran el sello”, explicó. El corredor siempre acudía con una cámara que fotografiara el recorrido y dos GPS, uno de ellos en el móvil para publicarlo en su página web.

La próxima aventura en la que se meterá gracias a la iniciativa del alcalde de Siero, Ángel García “Cepi”, es señalizar la ruta G.R 105 La Ruta de las Peregrinaciones, que sale desde la Ermita de Covadonga situada en Oviedo hasta el Santuario de Covadonga en Cangas de Onís, “fue una propuesta que me hizo Cepi y ya comencé a recorrerla en bicicleta”, concluyó.