[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Ciudadanos: Charla formativa en la Casa de la Cultura de la Fresneda, sobre la Gestión Responsable en el Deporte Base

Publicado el 10/10/2018
El tapin Ciudadanos: Charla formativa  en la Casa de la Cultura de la Fresneda, sobre la Gestión Responsable en el Deporte Base

En el día de ayer, y organizada por Ciudadanos Siero, se impartió una Charla Formativa sobre Gestión Responsable en el Deporte Base. Dirigida a directivos y entrenadores de entidades deportivas, y a padres/madres de niños/as que practiquen deporte de base.

 La charla fue impartida por Javier Hurlé, que es Diplomado en Relaciones Laborales, entrenador superior de natación (RFEN), miembro de la comisión nacional de formación (programa ACORDA de la RFEN), experto en GESTIÓN DEPORTIVA y coordinador del Programa PRADA de ayuda al deporte asturiano.

 La jornada tuvo como objetivo visibilizar la necesidad de una gestión responsable y eficiente en el deporte base, tanto para las entidades deportivas, como para las familias.

 Ciudadanos Siero prioriza el deporte en general, y el deporte base en particular. El deporte no es solo una práctica puramente corporal. Altera profundamente toda la persona, estimula distintas capacidades y dimensiones, y fortalece y dinamiza sus múltiples inteligencias. No solo la corporal, sino la emocional y social en especial, las cuales ayudan a cultivar las relaciones humanas.

 El deporte, practicado de un modo continuado, enseña a dominar y a canalizar emociones negativas y a expresar y a comunicar adecuadamente emociones positivas.

 El deporte es una actitud ante la vida. Practicar deporte requiere disciplina y autocontrol, educándote en el conocimiento y dominio de ti mismo.

El deporte es una escuela de valores nobles como la lealtad, el sufrimiento, la fraternidad. Siendo las virtudes de un buen deportista la lealtad, la obediencia, el espíritu de renuncia, la fidelidad a los compromisos, la modestia, la generosidad, la honestidad.

El deporte desarrolla el carácter, hace valiente a la persona, ayuda al desarrollo intelectual, fortalece la resistencia y la voluntad, y también fortalece la resiliencia (capacidad de levantarte, adaptarte y ser flexible ante las situaciones nuevas y/o difíciles)