[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Eduardo Martínez Llosa: “Queremos que el Pleno acuerde solicitar al Principado que declare de Interés Turístico la Fiesta del Buen Suceso ‘ElCarbayu’”

Publicado el 05/10/2018
El tapin Eduardo Martínez Llosa: “Queremos que el Pleno acuerde solicitar al Principado que declare de Interés Turístico la Fiesta del Buen Suceso ‘ElCarbayu’”Carmen Moriyón en un acto como candidata a la presidencia de Asturias

“Es una de las fiestas más antiguas de Asturias, a la que acuden numerosos romeros de toda la comunidad autónoma”

 “Esta fiesta destaca por su tradición popular, su valor sociocultural, su emplazamiento privilegiado y una capacidad de atracción demostrada”

El Grupo Municipal de Foro en el Ayuntamiento de Siero ha presentado una moción, para su inclusión en el orden del día del próximo Pleno, con la que persigue suscitar un acuerdo para solicitar al Gobierno regional que declare la Fiesta Nuestra Señora del Buen Suceso “El Carbayu” de Lugones como Fiesta de Interés Turístico del Principado de Asturias.

El portavoz municipal de FORO en Siero, Eduardo Martínez Llosa, recuerda en la moción que esta Fiesta de Lugones “se remonta a principios del siglo pasado, siendo una de las más antiguas por su tradición y solera que se sigue celebrando ininterrumpidamente hoy en día en Asturias, y a la que acude masivamente gente de toda la región”.

“Su antigüedad está probada. Se inicia en el año 1925, cuando un grupo de vecinos de El Carbayu y alrededores se reunió en este paraje para organizar unas fiestas en honor de la Virgen del Buen Suceso “El Carbayu” Lugones, (aunque existen indicios anteriores de la existencia de concentraciones en forma de giras campestres en torno a la ermita y su bosque de robles a finales del siglo XIX). Por aquel entonces la Cofradía decidió celebrar dicha fiesta todos los años, cada primer domingo del mes de agosto”, explica Martínez Llosa

En hora de la mañana, repicaban las campanas de la ermita anunciando los oficios en honor de la Virgen del Buen Suceso. Más tarde se lanzarían gruesos palenques y bombas reales, anunciando el inicio de las fiestas y cada día se soltaba al espacio un elegante globo montgolfier de grandes dimensiones. Aquellas fiestas contaban con iluminación a la veneciana, muy frecuente a finales del siglo XIX y que consistía en farolillos recubiertos de vidrios de colores (o de papel) que en su interior portaban una vela de cera. Pasado el tiempo, la vela fue sustituida por pequeñas bombillas de incandescencia envueltas en papel de celofán de colores.su moción, FORO recuerda que “durante los primeros años de las celebraciones, y a primera

 Además, animaban la fiesta gaiteros y bandas que recorrían la localidad con el organillo y la Pianola, (hasta el año 1936, cuando esta celebración quedó interrumpida por los acontecimientos que vivió España en aquellos momentos). En el año 1940 se reanudan nuevamente. Los directivos de la Cofradía, tras diversas reuniones con el Ayuntamiento de Oviedo, consiguieron que en el mes de agosto funcionaran los tranvías que unían Oviedo con Lugones, dada la masiva afluencia que esta fiesta recibía de la capital ovetense y aledaños. La romería era amenizada, alternándose los organillos las gaitas y los tambores.

En el año 1944, una Compañía de Ingenieros destacada en el Carbayu, monta una plaza de toros en el espacio que hoy ocupa el Colegio Público de El Carbayu, celebrándose varias novilladas por primera vez en el concejo de Siero.

En 1945, comienza a sonar tanto en la romería como en la verbena la gramola el Topu. En 1946 se reorganiza la Cofradía al que se unieron más cofrades, ante el auge que las fiestas iban cogiendo.

En el año 1952, además de la gramola, los gaiteros y tamborileros de la época también tocaba la banda de música del Milán. En el año 1953, la Cofradía, con la ayuda de varios vecinos, logra con grandes esfuerzos, montar una plaza de toros portátil por segunda vez, con una cabida para 3.000 personas, donde se celebró una ‘novillada’. Otra de las actividades con que se contaba era el famoso tiro al plato y al pichón, que gozaba de una gran fama y popularidad en toda Asturias.

En años sucesivos, comenzaron a tocar las afamadas orquestas y bandas del momento en el templete central, bajo el paraguas de la fiesta, que ininterrumpidamente se prolongó durante los siguientes años.

FORO destaca, por otra parte, que esta fiesta fue una de las primeras que apostó por el fútbol femenino en la década de los 70, y durante los años noventa también tenía lugar el afamado ‘Concurso Hípico Nacional de Saltos de Obstáculos’, al que acudían los mejores saltadores del momento y que era seguido por multitud de aficionados que se desplazaban de todos los rincones de Asturias.

Pese a los avances tecnológicos, esta fiesta mantiene viva su esencia debido a la apuesta por las tradiciones de la Cofradía de festejos “El Carbayu”, que se ha ocupado de que la historia quede reflejada en el “Museo de la Romería”, en Lugones.

Esta fiesta tiene, además, un emplazamiento privilegiado, situado sobre una pequeña loma en el barrio denominado El Carbayu. A escasos metros se encuentra el Parque de la Cebera, una mancha forestal que alberga una diversidad de especies de arbolado únicas.

FORO resalta también la tradición popular y el valor sociocultural de esta fiesta, así como la devoción por Nuestra Señora del Buen Suceso, imagen que se encuentra en la ermita y que es venerada por numerosos romeros. “Su capacidad de atracción queda demostrada por las miles de personas que, año tras año, acuden a esta romería durante los 5 días de celebración”, concluye Llosa.