Carmina La de Roza y Manolito Prado homenajeados como Paxarros del Año

Publicado el 11/06/2017
El tapin Carmina La de Roza y Manolito Prado homenajeados como Paxarros del Año

Carmina La de Roza y Manolito Prado homenajeados como Paxarros del Año

 La Asociación de Vecinos La Nozana organizó su décima fiesta Paxarra en el patio del Colegio de ViellaEste año los vecinos homenajeados como Paxarros del año fueron Manuela del Carmen González (Carmina La de Roza) y Manuel Prado, que recibieron un paxo, una réplica del Ayuntamiento de Siero y los familiares que les acompañaron un ramo de flores.

Carmina nació en 1927 en Villapérez, sus padres se llamaban Manuel y Carlota y sus hermanos María Luisa, José Manuel, Vicente Carlos y Araceli. Su infancia trascurrió en el pueblo de Villapérez, salvo año y medio en que su familia se desplazó a la casa de unos parientes en Ables a causa de la Guerra Civil.

Contrajo matrimonio en 1951 con José Martín Roza, en esta etapa de su vida se dedicaba a sus labores y a trabajar en la huerta. Carmina confesó que está encantada de vivir en Viella y es desde siempre una paxarra más colaborando con todos sus vecinos en lo que puede. Su vida la dedicó a viajar a países como México, Polonia e Italia. En 1976 celebró las bodas de plata con su marido, además es una feligresa muy activa, ya que es la sacristana de la Iglesia de Santa María de Viella, donde se encarga de todo y colabora con Joaquín el párroco de Lugones y de Viella de todo lo que le pide. 

Joaquín Manuel Serrano decidió enviar una carta dedicada a Carmina, ya que no pudo asistir al evento debido a que se encontraba en Fátima.

Manuel Prado nació en el Alto de Viella el 15 de enero de 1934, hijo de Cesárea Fernández y Celesto Prado. El matrimonio tuvo seis hijos: José María, Amador, Sagrario, Elena, Manuel y Carlos. Con sólo seis años se quedó huérfano de padre. Manuel junto a sus hermanos aprendió de carpintería. Se casó con Argentina Bobes en 1958 y fijó su residencia en el Alto de Viella, fruto de su matrimonio nacieron tres hijos Mariano, Ángeles y Alicia.

En 1959 traslado su centro de trabajo a su domicilio actual. En este momento comenzó a despegar profesionalmente y creó la empresa Manuel Prado, dedicada a la fabricación de Muebles. El crecimiento fue rápido y se construyeron varias naves consecutivas llegó a tener 50 personas trabajando a su cargo, pero en los años 80 tuvo que liquidarla. Años después se creó la cooperativa de trabajadores y dejó a su disposición las instalaciones y nació la empresa Fábrica de Muebles Viella con 19 trabajadores.

En 1998 se jubiló con 64 años, comienza a disfrutar de su pumarada ubicada en La Belga y en el año 2002 sufrió un ictus que le paralizó la parte derecha del cuerpo que  de la que con mucho esfuerzo y constancia se está recuperando.

La presidente de la Asociación, Sonia Lago, recordó que lo más importante es aprender de los mayores y enseñarles lo que ellos no sabe, ya que ellos aportan su experiencia y sabiduría.