Los padres de los alumnos del colegio público La Ería solicitan un aparcamiento alternativo al eliminarse el que había por la construcción del Centro Polivalente integral

Publicado el 28/04/2017
El tapin Los padres de los alumnos del colegio público La Ería solicitan un aparcamiento alternativo al eliminarse el que había por la construcción del Centro Polivalente integral

El lunes cuando los menores comenzaron las clases después de las vacaciones de Semana Santa reinó el caos absoluto a las 9 de la mañana a la entrada del colegio público La Ería, porque los padres se encontraron con que el aparcamiento disuasorio que se encontraba al lado del colegio estaba vallado por el comienzo de las obras de construcción del Centro Polivalente Integral. Además no se puede aparcar en doble fila para dejar a los menores en el centro.

Los padres se quejan de que el Consistorio no les haya avisado colocando los carteles antes de las vacaciones, ya que denuncian que se colocaron durante los días festivos cuando los menores no tenían clase, también consideran que podían haber enviado una circular a todos los progenitores a través del centro.

Una de las madres afectadas es Raquel Mayo, que aseguró que son muchos los padres que llevan a sus hijos y tienen que marcharse rápido para entrar a trabajar, “alguna de las madres estas semanas ha optado por dejar el coche en la zona azul que se encuentra más abajo y traer a su hijo antes de que comiencen a cobrársela a las 9 de la mañana. Esta puede ser una solución pero los días en los que llueve, ¿cómo lo va a hacer?”, explicó.

Esto unido a que se ha cortado el atajo a los alumnos que residen en la Avenida de Gijón o la zona del Castro, ya que la salida natural de los prado de la Ería era el aparcamiento y ahora tienen que dar un rodeo para salir más abajo, pero los días en los que llueva tendrán que dar toda la vuelta por la localidad para no llenarse de barro. Otra de las madres, Andrea Rodríguez, que acudía todos los días andando desde Antonio Machado, tras hablar con la policía municipal y decirle que podía parar unos minutos en doble fila con su coche para dejar al niño optó por ir en coche.

En su caso, la expresidenta de la Asociación de Madres y Padres del centro, Beatriz Viña, aseguró que vive en la Avenida de Viella y le afectan tanto la obra del aparcamiento como la del bulevar, lo que hace que tenga que dar una gran vuelta por Lugones para llevar a los hijos al cole. “Tengo que pasar a diario por un camino de cabras que está al lado del instituto, que por el momento está bien, pero cuando llueva nos llenaremos de barro. Además no hay ni un paso de cebra regulado por un semáforo desde la sidrería la Escuela hasta la Cafetería Covadonga, sería bueno contar con otro más a mitad de la Avenida”, criticó.

La obra va a tardar dos años en finalizarse, por lo que los padres solicitan que se busque por la zona un parking alternativo, porque otro de los problemas es que a las 14 horas se junta la salida de los menores del colegio y la de los alumnos del IES Astures.

 El director del colegio, José Luis Suárez, comentó que el aparcamiento no pertenece al centro y fue creado como aparcamiento disuasorio para los vecinos del concejo. Considera que le correspondería a los vecinos y al AMPA solicitarlo.