Cs pide información sobre la concesión a la empresa adjudicataria del suministro de hormigón, una de las 13 multadas por Competencia

Publicado el 10/03/2017

El Portavoz y Concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Siero, Sergio García, pide información sobre la contratación del suministro de hormigón para el servicio de obras municipales. 

Una documentación que Ciudadanos solicita al equipo de Gobierno municipal, ante las informaciones publicadas en los medios de comunicación, sobre la multa de 6,12 millones de euros que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto a 13 empresas asturianas del sector, por haber constituido un cártel para repartirse el mercado y fijar los precios del suministro de hormigón en Asturias durante al menos 15 años. 

Las empresas llevaron a cabo acuerdos para la asignación de obras públicas y privadas, se intercambiaron información para conseguir los contratos y para hacer un seguimiento de los acuerdos alcanzados y los mantuvieron secretos, según dicta la resolución de CNMC. 

“El pasado día 24 de febrero se celebró la Mesa de Contratación en el Ayuntamiento para la contratación del suministro de hormigón para el servicio de obras para todo el año por un importe máximo de 100.000 euros al que optaron dos empresas y ambas están entre las 13 multadas por las practicas antes citadas”, explica el concejal de Cs. 

García, añade que en dicha Mesa de Contratación se produjo una diferencia de casi el doble entre las ofertas presentadas, que evidencia una disparidad de criterios “cuando menos chocante”.

“A raíz de las informaciones surgidas y con motivo de la celebración de la Mesa de contratación, hemos solicitado que se revise y se nos informe de la situación en la que se encuentra la concesión a la empresa adjudicataria del suministro. Y en caso que los servicios municipales fuesen conocedores de irregularidades, se paralice la adjudicación y se emprendan las acciones legales oportunas, porque nos vemos obligados a velar por los intereses de los sierenses”, concluye García.