Ángela y Alexandra Castellanos, escanciadoras desde la cuna

“En este momento, no estamos entrenando echamos culines de vez en cuando, pero empezaremos más en serio cuando se acerque Semana Santa y la primera prueba”

Publicado el 10/02/2017
El tapin Ángela y Alexandra Castellanos, escanciadoras desde la cuna

Las lugonenses y hermanas, Ángela y Alexandra Castellanos, son las hijas de Abraham uno de los escanciadores que participa desde hace años en el  certamen que se organiza de Semana Santa hasta noviembre en Asturias.

Fue este año cuando las menores comenzaron su andadura en el certamen, la primera fue Alexandra que tiene 9 años y a continuación la benjamín Ángela de 8 años. La categoría en la que compiten es Juvenil de menos de 16 años, ya que no hay otra más pequeña, porque la siguiente es la de adultos.

Alexandra participó en 14 concursos de los 16 que se celebraron en la región y ocupó el puesto número 14 en el ranking total de la prueba, con 28 puntos. Por esta razón, este año la organización del concurso decidió por primera vez en su historia entregar un premio al mejor competidor juvenil, que se lo llevó Alexandra. “Me gusta mucho competir, porque cada vez voy mejorando y por el ambiente que se crea entre los escanciadores. Además me gusta llevarme los trofeos y diplomas y sobre todo ganar”, comentó.

 La lugonense venció todas las pruebas menos dos. La escanciadora también participó en dos exhibiciones una en Taramundi con motivo del Día de Asturias, en el mes de septiembre, y en Luarca con el objetivo de organizar una de las pruebas en la localidad.

El concurso en el que mejor resultado consiguió fue el de Noreña donde se llevó 96,80 puntos, llevando  unos 16 en el estilo. “Lo que se necesita para ser un buen escanciador es saber coger la botella, que no tiemble el vaso, tener la cabeza recta y la mirada fija. Antes no me pasaba pero ahora suelo dalear la cabeza”, destacó.

Ángela participó este año en tres pruebas del concurso, la primera fue la de las fiestas de  Santa Isabel, que tuvo lugar en la carpa de la sidrería Villoría, la segunda en Villaviciosa y la última en el Otru Mallu de Gijón, “tengo tres trofeos y otro que me regalaron, me lo paso muy bien en los concursos y aprendo a como escanciar la sidra bien”, apuntó.

Ambas estudian en el colegio público Santa Bárbara, en Lugones,  y este año su semana cultural se dirige a las artes, en ella participará Abraham y sus hijas escanciando sidra para que todos los alumnos aprendan como hacerlo de la mejor forma posible.

Alexandra aseguró que la asignatura que más le gusta es plástica, porque le encanta dibujar, y todavía no tiene muy claro que quiere ser de mayor. Por su parte, Ángela comentó que le gusta la educación física y quiere ser policía, además hace poco comenzó a jugar al fútbol en el club Atlético de Lugones.

 Las dos niñas aprendieron a escanciar gracias a su padre, que es el encargado de entrenarlas en su propia sidrería Fonte Villoria, que se encuentra ubicada en Lugones. “En este momento, no estamos entrenando echamos culines de vez en cuando, pero empezaremos más en serio cuando se acerque Semana Santa y la primera prueba”, afirmó Abraham.

“La prueba que más nos gusta es la de Nava, ya que acude mucha gente para participar, pero también para ver el concurso, que es el mejor de todos”, apuntó Alexandra. Abraham comentó que el número de escanciadores este año ha descendido y sería bueno que la gente se animara a participar no sólo por ganar, sino porque también se da publicidad a los locales hosteleros que envían al certamen a sus escanciadores. Además de notarse en el de adultos el juvenil no cuenta con casi ningún participante en la categoría y para continuar con el certamen en próximas ediciones se debería de contar con una cantera.