Ciudadanos Siero pide incluir el compromiso del Ayuntamiento con la Democracia y cumplimiento de los Derechos Humanos en Cuba

El concejal, Sergio García, incluye esta premisa en la Declaración sobre el bloqueo a Cuba que impulsa IU y espera que el resto de los partidos acepten incorporarlo al texto

Publicado el 08/11/2016

El Portavoz y Concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Siero, Sergio García, ha expuesto hoy como requisito para sumarse a la Declaración sobre el bloqueo a Cuba impulsada por Grupo Municipal de Izquierda Unida, incluir un punto en el que la Corporación promulgue su compromiso con la Democracia y el cumplimiento  de los Derechos Humanos en Cuba, muestre su apoyo a los presos políticos encarcelados injustamente por el régimen cubano por defender una ideología diferente a la establecida por la dictadura y solicite que se garantice la comunicación libre de los cubanos por los medios tecnológicos actuales.

Ciudadanos considera que la declaración no sólo debería  ceñirse al aspecto económico del bloqueo establecido por los EEUU,  ya que  el restablecimiento de las relaciones EEUU-Cuba ha tenido consecuencias prácticas, más allá del simbolismo de la embajada. 

"De entrada, ha supuesto la salida de la lista “negra” de países promotores del terrorismo. También se han dado pasos para eliminar restricciones en viajes, comunicaciones y relaciones comerciales. Aunque desde su llegada a la Casa Blanca, Obama ya había suavizado algunas restricciones (por ejemplo, permitiendo el viaje de cubanos-americanos a Cuba, o la transferencia de divisas a familiares), en Enero de 2015 utilizó sus poderes presidenciales para revisar la normativa sobre viajes e intercambios económicos, ampliando los supuestos de exención de la necesidad de autorización previa para viajar a Cuba, suprimiendo limites diarios de gasto en la isla, o  ampliando los límites de transferencias y dinero cash en caso de viaje", ha explicado García.  

El impulso de la instalación de empresas de telecomunicaciones, el aumento de las categorías de productos excluidos del embargo y otras medidas de carácter comercial, como el permitir que buques extranjeros entren en EEUU después de actividades comerciales en la isla, son otros de los ejemplos.

"Pese a estas medidas, no puede perderse de vista que el embargo sigue vigente y que fue un acto del congreso de los EEUU, con lo cual es este Congreso, de mayoría Republicana, el que tiene que adoptar la decisión de modificar o derogar las leyes que lo implantaron. Por mucha voluntad política que la Administración de Obama ponga, al final quienes deben ser convencidos son los Congresistas, y eso con la cita electoral de mañana puede suponer que cualquier avance en esta línea se vea paralizado hasta que salga la nueva Administración", matiza el concejal.

Ciudadanos confía en que el resto de formaciones políticas aboguen por la incorporación de este punto, que no deja de ser un "mínimo" para cualquier demócrata. "Estamos de acuerdo en la finalización del bloqueo de los EEUU pero debemos pedir a los dirigentes cubanos que terminen de practicar la Dictadura que desde hace más de medio siglo sufren los cubanos. Así, la declaración abarcaría la situación económica y la política que van de la mano y son necesarias para resolver la problemática de la isla caribeña", cita el Portavoz

El principal obstáculo, no obstante, a ese acercamiento está, o debería estar, en la situación de los Derechos Humanos y las libertades en la isla, sometida a régimen de partido único, donde la oposición está proscrita, es encarcelada y sometida a persecución, cuando no sufre extraños accidentes como el de Oswaldo Payá en 2012. Ese delicado equilibrio entre la defensa de los Derechos Humanos y los intereses económicos que ofrece un país como Cuba está marcando las actuaciones de los diversos actores del panorama internacional.

Los datos que arrojan distintas organizaciones internacionales sobre la represión a la oposición política y el mantenimiento de una dictadura férrea contrastan con el optimismo aperturista que se está viviendo. El control de las telecomunicaciones continúa en la isla y mucho más preocupante que el continuismo en la represión es que el régimen no tiene visos de modificar su postura. 

El clima de apertura hacia el régimen cubano supone una fase nueva en las relaciones entre el bloque occidental (EEUU/UE fundamentalmente) y Cuba. Desde el punto de vista económico, lo cierto es que habrá que ver las consecuencias prácticas de este nuevo flujo de capital extranjero en un país que carece de un sector privado propio (financiero, empresarial, etc) capaz de aprovechar las nuevas inversiones extranjeras, con una economía controlada por el Estado casi en su totalidad, y con una fuerte tradición de mercado negro y contrabando.