Los ex alumnos de la Academia San José se reúnen por décimo año consecutivo

Publicado el 04/11/2016
El tapin Los ex alumnos de la Academia San José se reúnen por décimo año consecutivo

Los ex alumnos de la Academia San José de Lugones se volvieron a reunir por décima vez consecutiva para cenar, pasar unas horas juntos contándose anécdotas y algún que otro secretillo. Este año acudieron a la cita 24 ex alumnos y se celebró en La Venta la Flor en Granda, este es el segundo año que repiten allí, como manda la tradición la cena se celebró coincidiendo con la entrega de los premios Princesa de Asturias, este año fueron el viernes 21 de octubre.

Acudieron menos personas que en otras ocasiones, ya que algunas no podían ir por motivos personales. Los asistentes recibieron clases en la Academia en los primeros años de su existencia, son personas que asistieron a la misma clase o que coincidieron en el centro. También se acordaron de los amigos fallecidos. “El único requisito para acudir a la cena es haber asistido a clases a la Academia San José”, reconoció Viti, uno de los organizadores.

La idea de organizar el encuentro surgió de Luis García cuando se encontró por casualidad con José Antonio Nuño otro ex alumno de la Academia. Después buscaron el teléfono del resto de amigos y compañeros, y estos se fueron uniendo año tras año al encuentro.

La Academia San José nació en 1961 en una casa de planta baja situada en la actual calle Alfonso Camín. Poco tiempo después se incorporó como profesor Víctor Cueva Blanco, de la Venta del Gallo, que junto con José María Ramos Valdés y Juan José Fernández Prado formaban el equipo directivo del centro. Cuando se derribó la casa de Alfonso Camín  fue trasladada de manera temporal a la planta baja de un edificio en la Avenida de Gijón, conocido en Lugones por las casas de Hilario. Años después volvió a su anterior ubicación en los bajos el nuevo edificio de la calle Alfonso Camín. Su actividad docente se extendió hasta el año 1970, cuando se inauguró el IES Astures, en los terrenos de La Ería en Lugones, y por el descenso de alumnos tuvo que cerrar.