Manolito El Pegu: “Todo lo que hice fue con mucho entusiasmo y amor”

Publicado el 09/08/2016
El tapin Manolito El Pegu: “Todo lo que hice fue con mucho entusiasmo y amor”

Manuel Fernández, más conocido como Manolito El Pegu, recibió el martes 9 de agosto en el salón de plenos del Ayuntamiento de Siero la Medalla de Oro del concejo. En el acto estuvieron presentes miembros de la corporación, familiares, amigos, la directiva de la Cofradía Nuestra Señora del Buen Suceso del Carbayu, además de la persona que presentó la propuesta ante el registro de Lugones en julio de 2015, que fue aprobada por unanimidad en el pleno en el mes de febrero, José Antonio Noval.

Noval fue el primero en hablar sobre la figura de Manolito del que aseguró que los vecinos de Lugones y de Siero, además de todas las personas que le conocen saben cuáles son los méritos que le hacen merecedor de la Medalla de Oro. “Muchos méritos adornan tu persona, especialmente el de estar siempre disponible para todos y hacer de tu parroquia, de tu Lugones del alma un lugar agradable, confortable, humano y solidario, y de ello hay abundantes pruebas”, apuntó. 

Noval recordó que en el taller de carpintería de los hermanos Carril comenzó a trabajar Manolito con 15 años como artesano de la madera, carpintero y ebanista. “Donde tu genio  se revela  con más fuerza y altura es en el Museo de la Romería, tu gran obra, que aúna creatividad, técnica, perseverancia. Y a estos ingredientes hay  que sumar la admiración que sentías y aún sientes por tu abuelo, Fundador y Presidente de las Fiestas del  Carbayu allá por 1925”, destacó.  Además recordó que la maqueta del museo de la Romería recrea las fiestas de 1952, las últimas de las que disfrutó su abuelo.

Tras está intervención los portavoces de los grupos municipales dedicaron unas palabras al homenajeado, así el alcalde, Ángel García “Cepi”, aseguró que Manolito es un referente en la localidad y en todas las Romerías asturianas, gracias sobre todo a su familia que tanto le apoyaron.

 “Todo lo que hice fue con mucho entusiasmo y amor, sobre todo doy las gracias a mi mujer, María del Carmen,  por aguantarme durante estos 58 años. Una cosa que en un primer momento parecía una tontería, como era crear las piezas de la fiesta, se ha convertido en un Museo y era algo impensable”, reconoció El Pegu. Aseguró que las piezas las creaba en la tenada que tenía y allí pasaba horas, “muchas veces acababa a las doce de la noche porque mi mujer me avisaba de que era hora de cenar, pero se me pasaba el tiempo volando y comencé con ello en 1968, le doy las gracias por consentir que me gastará tantos euros, en vez de irnos de crucero”, comentó el homenajeado.

En el acto estuvieron presenten  su mujer María del Carmen García, su hija Matilde Fernández y su nieta Lucia Álvarez, “para nosotras es todo un orgullo, porque sabemos que él todo lo que hizo en su vida fue con ilusión y de forma especial. Este tipo de reconocimientos se deben hacer en vida, para que la persona los disfrute con sus seres queridos”, comentaron.