Siero aprobó su primera Ordenanza Municipal de limpieza y recogida de residuos

Publicado el 28/07/2016
El tapin Siero aprobó su primera Ordenanza Municipal de limpieza y recogida de residuos

El Pleno del Ayuntamiento de Siero, aprobó inicialmente durante la sesión ordinaria del mes de julio, la primera Ordenanza Municipal de limpieza y recogida de residuos. La norma, que salió adelante con 18 votos a favor y 7 abstenciones, se ha elaborado con aportaciones de todos los grupos municipales. En su intervención en el pleno, el concejal de Infraestructuras, Servicios y Medio Ambiente, Javier Rodríguez, destacó la importancia de sacar esta norma adelante por la novedad que supone, al no existir regulación en esta materia.

El reglamento tiene como objetivo, tal y como recoge en su exposición de motivos, establecer un instrumento que, por un lado, sirva de medio de prevención de la contaminación originada por los residuos que los agentes privados generan, y por otro, que permita la asignación de los costes de descontaminación a los responsables de la misma.

El texto persigue además, garantizar un espacio urbano de calidad, determinando las responsabilidades, tanto de la Administración como de los ciudadanos. También establece una jerarquía de residuos, atendiendo a su orden de prioridad, que es el siguiente: reducción,  reutilización, repensar, redistribuir y reestructurar.

Las sanciones que recoge esta ordenanza van desde los 750 euros cuando se trata de una sanción leve, hasta las infracciones muy graves, que tendrán multa de hasta 3.000 euros. En todos los casos, se aplicará una reducción del 50% sobre el importe si se paga en el momento de la infracción. Sobre el pago de sanciones. El edil Javier Rodríguez, recordó que el objetivo de una ordenanza no es económico sino de concienciar a la ciudadanía; en este caso, tal y como indicó el responsable de Medio Ambiente, en la mejora de la limpieza del municipio y en el fomento del reciclaje.

Dentro del capítulo de la limpieza viaria, en relación a los usos de los ciudadanos, se recogen, entre otras, las siguientes prohibiciones. Arrojar cualquier residuo desde los vehículos; sacudir ropas o/y alfombras sobre la vía pública; escupir, orinar o defecar en la vía pública; vaciar, verter y depositar cualquier clase de material residual en calzadas, alcorques, terrenos o similares o la prohibición de la colocación de tendederos en las fachadas exteriores que den a la vía pública. Además todas las aguas residuales domésticas deberán verterse al alcantarillado municipal. En caso de no existir éste, deberán ser evacuadas a través de un sistema autónomo de depuración, que deberá ser expresamente autorizado por el Ayuntamiento. Se prohíbe el vertido de aguas fecales en vías y terrenos de titularidad pública, siendo su incumplimiento objeto de sanción y también queda prohibido el abandono de muebles y enseres particulares en la vía pública, salvo los que estén pendientes de retirada por el servicio especial de recogida municipal.

En el apartado de deber de conservación y limpieza, la nueva ordenanza, recoge un punto específico que delimita los requisitos de higiene y mantenimiento que deben tener los propietarios de solares, fincas o terrenos. Entre otros, que los titulares de una finca deben segarla con regularidad a fin de evitar la proliferación de hierbas y matorrales que invadan la vía pública y que todas las construcciones estarán sujetas al deber de conservación y mantenimiento, con el objetivo de evitar su abandono y deterioro. También se incluye en este punto, la obligación de mantener limpias y en buen estado de conservación y ornato, las fachadas, los rótulos de numeración de portales, las medianeras descubiertas, las entradas, las escaleras de acceso, así como los cierres, portones y portillas y, en general, cualquier parte del inmueble que sea visible desde la vía pública, debiendo realizar los propietarios individuales o la comunidad de propietarios, los trabajos de mantenimiento, limpieza, remozado y similares cuando por motivos de ornato público sea necesario, previo requerimiento municipal.

Fomento de la recogida selectiva de residuos domésticos

 La nueva ordenanza apuesta, tal y como destacó el concejal, por el fomento y la promoción de la recogida selectiva de residuos domésticos. Desde el consistorio se fomentarán los sistemas de gestión de residuos que contemplen recogidas selectivas y que contribuyan a prolongar la vida útil del vertedero o facilitar el funcionamiento de las plantas de tratamiento. También se promoverá el ahorro en materias primas, agua y energía.

Para alcanzar los objetivos de este reglamento, se incluye, como en otros apartados, las obligaciones y las prohibiciones en materia la recogida selectiva de residuos domésticos, en donde se establece lo siguiente: destinar a estos fines, todos los residuos potencialmente reciclables o reutilizables, evitando su eliminación en todos los casos en que sea posible; depositar los residuos en contenedores separados cuando existan elementos o contenedores de recogida selectiva en el municipio; aprovechar la máxima capacidad del contenedor, comprimiendo, plegando y troceando en lo posible cajas y objetos voluminosos; cerrar, una vez depositados los residuos, los contenedores cuando estén provistos de tapa; cumplir los programas concretos de recogida selectiva aprobados por el Ayuntamiento y los promotores estarán obligados a incorporar en los nuevos Planes Parciales de Ordenación, baterías de recogida de residuos domésticos y selectivos con sus correspondientes habitáculos, en función de la superficie a urbanizar.

Así mismo queda expresamente prohibido depositar de forma no separativa materiales como papel, cartón, vidrio y envases, a partir del momento en el que se establezca la recogida selectiva generalizada de este tipo de residuos.

Otros residuos

Respecto a los animales muertos, sus propietarios o poseedores estarán obligados a transportarlos bajo su coste a los centros de recepción autorizados, en condiciones sanitarias y ambientales adecuadas o a entregarlos a gestores autorizados para tratar de gestionar este tipo de residuos.

Una vez aprobada inicialmente la ordenanza, se abrirá un plazo de exposición pública para la presentación de alegaciones y se estima que el texto entre el vigor en septiembre.