Artemio, Elvira y Vera fueron homenajeados por sus vecinos en la fiesta Paxarra

Publicado el 19/07/2016
El tapin Artemio, Elvira y Vera fueron homenajeados por sus vecinos en la fiesta Paxarra

Artemio, Elvira y Vera fueron homenajeados por sus vecinos en la fiesta Paxarra

 La Asociación de Vecinos La Nozana de Viella celebró su tradicional fiesta paxarra, a través de la cual se homenajea a la pareja de vecinos de mayor edad de la parroquia y al paxarrín de menor edad. El acto tiene lugar en el patio del CRA de Viella y se entrega el bollo y la botella vino.

El paxarru y la paxarra de mayor edad tienen que ser naturales de la parroquia y estar censado en la misma desde su nacimiento. En caso de no ser natural de la localidad, debe estar empadronado en la misma durante un periodo como mínimo de 10 años. Ser la persona de la localidad de mayor edad en el año en curso en el que se proceda a la entrega del premio. En cuanto a la elección del paxarrín también debe ser natural de Viella y estar censado allí desde su nacimiento. Debe haber nacido dentro del periodo que el colectivo que este año era entre el 1 de mayo de 2015 y el 30 de abril de 2016.

La paxarra homenajeada este año fue Elvira Menéndez, nació en Cangas de Narcea el 11 de agosto de 1926, en el seno de una familia muy humilde. Siendo muy niña, comenzó a trabajar catando las vacas y cuidando del resto de los animales, de unos señores de su pueblo, Piñera.

A los 13 años, un tío, la llevó a Madrid, a trabajar cuidando de una niña, de la cual Elvira confiesa, que tendría prácticamente los mismos años que ella. Sirvió en casa de Don Luis Vereterra, unos de los directivos en aquella época de la Unión Española de Explosivos, del aquel señor recuerda que a él le gustaba todo aquello que fuese asturiano, es por esto, por lo que ella fue también muy bien tratada en aquel trabajo.

Fue en Madrid, donde conoció a José Martínez García, un frutero natural de Palacios de Matalavilla, León. Pocos años más tarde, concretamente el 27 de febrero de 1952, contrajeron matrimonio en Sama de Langreo, lugar en el que se habían establecido, ya que José comenzó a trabajar en la mina, pese a las reticencias de Elvira. Su llegada a Viella, se produjo con la jubilación de José. Elvira admite, que en un primer momento, no era el lugar que más le gustase para asentar su familia definitivamente, pero poco tiempo después, esta idea cambió, gracias a los vecinos y gentes de este pueblo, que los acogieron con un trato muy cordial.

Elvira seguirá trabajando, como camarera, primero en una cafetería, y más tarde en el hospital Adaro. Lo hizo mientras la enfermedad de su marido se lo permitió, para después dedicarse completamente a sus cuidados. De los vecinos, como decíamos, tiene inmejorables recuerdos, pero especialmente guarda cariño a su amiga Rosina, con la que durante al menos 10 años, marchó de vacaciones a diferentes puntos de España, junto con otra vecina, Pila. Reconoce, que su lugar preferido, y para ella más bonito, es Benidorm.

Remedios y Geli, otras dos vecinas, a las que tiene en alta estima, ya que durante su estancia en Viella, bien por achaques o diferentes intervenciones médicas, ellas se encargaron de sus cuidados, incluso acogiéndola en sus respectivas casas, como a una familiar más.

Como anécdota de sus viajes, recuerda como su hermano, la animaba a viajar en avión constantemente, pero ella tenía miedo, ya que ella no conseguía explicarse, como podía mantenerse en el aire un aparato tan grande. Aunque para ella, el medio de transporte más cómodo, es el tren.

Actualmente, y desde hace un año y unos meses, reside en el Centro Residencial de Balbona, por razones de salud principalmente, donde se encuentra fenomenal, gracias a los estupendos cuidados de todo el personal, y en especial de Doña Mercedes, como ella la llama, y que hoy la acompaña.

Durante las mañanas, dedica su tiempo a la realización de diferentes ejercicios, para mantenerse en forma, y a hacer compañía a su compañera de habitación. Las tardes son para el ocio, partidas al parchís, dominó, cartas, o lo que se tercie con alguno de sus compañeros. Además, cuando se encuentra bien, y alguien la puede traer a Viella, viene a su casa, donde le da lustre a su pequeño jardín, y visita a alguno de sus vecinos.

El paxarro que recibió dicha distinción fue Artemio González, que nació en Olloniego en  febrero de 1933. Hijo de Luciano y Manuela, es el último de ocho hermanos. Su primer trabajo fue en la mina y después en la construcción hasta que se fue a hacer el servicio militar a Zaragoza y Madrid. Luego trabajó en La Estufa, Metales y Manuel Prado (Manolito).

Conoció a Elena en 1956 y se casó en Viella en 1957, el matrimonio tuvo tres hijos: Tino, Elena y Cali. Más tarde llegaron tres nietos: Yeni, Lucía y Alicia. Participó en las fiestas del pueblo tirando voladores y bailando junto con su mujer, mientras pudo. Y es que le gustó siempre bailar y el jolgorio, como dice el mismo.

El nacimiento de un nuevo miembro de una familia, es el motivo de mayor felicidad para todos sus miembros. Además de aumentar una familia, supone la continuidad de la comunidad social de una localidad, en este caso, la paxarra. Por primera vez en los seis años que se lleva celebrando esta fiesta recibió el galardón de paxarrina una niña, Vera, hija de Silvia y Javier. Vera es la benjamina de una gran familia de la localidad.

 Todos los galardonados recibieron una figura del emblema de  Viella el “Paxu” del cual la localidad tomo su gentilicio. Se trata de un cesto que era construido principalmente con tiras de castaño, o blimas de San Juan, realizado en varios tamaños. Se utilizaba para uso en el trabajo y labores de la hacienda, y como propio de la decoración y menaje de la casa, siendo estos de una elaboración más refinada, los cuales, las mujeres para ganarse unos dineros se desplazaban a las plazas de Pola de Siero y Oviedo para su venta.

 Tras la entrega de los paxos y los discursos de la presidenta de la Asociación, Sonia Lago, y el alcalde, Ángel García, se sucedieron las actuaciones musicales de Vezos Asturias y el Coro Sanmartino de Vega de Poja.