[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Somos Siero exige controles para evitar el maltrato animal

Publicado el 07/02/2016

Somos Siero considera imprescindible la realización de controles eficaces sobre cualquier establecimiento relacionado con la cría, el comercio o la estancia de animales.

El pasado día 30 de enero la concejala de SOMOS SIERO Ana M. Ballester realizó una visita a las instalaciones de un antiguo criadero de perros en Siero recientemente adquiridas por la Fundación Protectora de Animales de Asturias invitada por su presidenta.

A nuestro entender, el vídeo difundido esta semana por la Fundación queda lejos de mostrar la realidad, más próxima a una cámara de los horrores que a cualquier tipo de instalación dedicada al cuidado de animales.

Para SOMOS SIERO, lo más indignante de esta situación no es la existencia en sí de este tipo de “fábricas de cachorros” sino el hecho de que pueda considerarse legal y contar con toda la documentación necesaria.

Es más, precisamente este criadero fue el que obtuvo en el año 2014 la licitación por parte del Ayuntamiento de Siero para el servicio de recogida y depósito de animales del municipio. Fue la posterior renuncia del dueño la que frustró este acuerdo y no ningún tipo de control por parte de la administración.

La falta de interés se traduce en falta de medios y la ausencia de un debido protocolo de control de este tipo de establecimientos hace posible, que una vez obtenidos los permisos nadie más vuelva a interesarse por el tema.

Este hecho deja bien patente que hasta el momento el bienestar animal no ha contado con ningún tipo de defensa efectiva por parte del Ayuntamiento, por lo tanto exigimos que se actúe de manera contundente en contra del abandono y el maltrato a los animales en todas sus formas.

Desde SOMOS SIERO insistimos en que el Ayuntamiento debe no solo salir del paso delegando sus obligaciones en empresas externas (privatizando también este tipo de servicios) sino que debe construir su propio albergue donde realmente se cumpla con todos los requisitos necesarios para la protección y el bienestar de los animales.