[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los vecinos del Camino del Fullerón en Viella se afanaron en limpiarlo y adecentarlo

Publicado el 09/05/2019
El tapin Los vecinos del Camino del Fullerón en Viella se afanaron en limpiarlo y adecentarlo

En Viella, entre los meses de marzo y abril,  vecinos y usuarios del camino del Fullerón procedieron a su limpieza y arreglo. Este camino de algo más de 300 metros de longitud, da acceso a muchas huertas y fincas, entre ellas en la que se desarrolla el partido de solteros contra casados, en las Fiestas del 15 de agosto y también pasan por ese camino los casi 200 niños participantes de la Carrera de MTB, que desde hace unos 12 años coincidiendo también con dichas Fiestas organiza la Escuela de Ciclismo de Viella.

Todo empezó hace algunos meses cuando solicitaron al Ayuntamiento de Siero áridos (zahorra) para reparar unos de 350 metros de estos caminos, ofreciéndose los propios vecinos a repararlos y extender la zahorra ellos mismos. Desde el Servicio de Obras del Ayuntamiento se pusieron en contacto con ellos y fueron enviando viajes de material que ellos iban esparciendo y compactando. “Según tuvieran disponibilidad del camión nos iban avisando y unos días eran tres vecinos y otros hasta ocho los que se encargaban de extender la zahorra”, explicó José uno de los impulsores de la idea.

En total tardaron unas 10 mañanas de trabajo, puesto que se dependía un poco de lo ocupado que estuviera el camión. En unas zonas el camión podía extenderlo y sólo era necesario el uso del rastrillo, en otras tuvieron que descargar en montones, tocando palear a mano y repartir en carretillo. Incluso en una zona en muy mal estado, fue necesaria la ayuda de un ganadero del pueblo que les ayudó con su tractor y posteriormente lo remataron con el rastrillo y la rayona.

Era una intervención muy necesaria y con la que se encuentran muy satisfechos, porque a lo largo de los años no había recibido reparación alguna, y desde otoño a primavera era prácticamente intransitable debido al agua y al barro. Los vecinos y usuarios que se sumaron fueron entre otros: Secundino, Francisco, Geli, Firme, Carlos,  Luis y José.