[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El prado de la fiesta del Carbayu mirará al Naranco

Publicado el 09/05/2019
El tapin El prado de la fiesta del Carbayu mirará al Naranco

Las fiestas de Nuestra Señora del  Buen Suceso del Carbayu cambian de ubicación y se instalarán en el prado del Museo de La Romería, a escasos 7 metros del prado que lleva 90 años usándose para la celebración el primero fin de semana de agosto.

Los miembros y colaboradores de la Cofradía llevan meses trabajando para acondicionar el nuevo prado, que cuenta con una gran superficie, el doble de la que tenía el prado anterior.  Se colocarán los palos para la luz, se habilitará una entrada para las barracas y se habilitará otro acceso para los romeros que acudan a la fiesta.

También cambian los aparcamientos, ya que el reservado será algo más pequeño pero contarán con otros dos parkings muy próximos al prado del Museo de la Romería, uno de ellos será el que ocupaban las caravanas de los dueños de las barracas. El tráfico se mantendrá de la misma manera  y la misma dirección para entrar y salir. El cambio significativo es que la procesión del domingo cambiará su recorrido, saldrá desde la Capilla, pasará por delante del Museo y llegará al prado de la fiesta para dar la vuelta por la carretera nuevamente hasta la Capilla.

El presidente de la Cofradía, Manolito El Pegu, quiso dejar claro que las fiestas no se quedan sin prado ni nunca se pensó en que se quedarán sin él, la alternativa siempre fue el prado del Museo de la Romería, “no hubo ninguna negociación ni nunca nos planteamos pagar el dinero que se nos pedía, 3.000 euros, porque la Cofradía no los tiene y me parece una falta de respeto hacia los anunciantes y los colaboradores tener que pagar ese dinero al dueño del prado, que es uno de los socios fundadores de la fiesta”, afirmó.

La fiesta seguirá celebrándose los mismos cinco días y sólo habrá que cruzar la carretera que separa a un prado de otro, “me da un poco de pena el tener que cambiar la ubicación, porque en mis 80 años de vida nunca pensé que tendríamos que cambiarlo, va a ser un poco raro y triste a la vez. La verdad es que lo pasé un poco mal cuando me dieron la noticia y después pensándolo bien está es la mejor opción aunque nos va a costar”, apuntó.