[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El colegio público La Ería contará con una unidad de orientación a tiempo completo

Publicado el 03/10/2018
El tapin El colegio público La Ería contará con una unidad de orientación a tiempo completo

El colegio público La Ería de Lugones inició las clases el pasado lunes 10 de septiembre, como el resto de los centros del concejo. En este caso la matrícula subió un poco con respecto al pasado año, y en total suma 420 alumnos este curso, “fue el pasado año cuando más subió, y este curso se ha mantenido aumentando en cinco o seis alumnos. Aunque sabemos que se produjo un descenso generalizado en toda Asturias, según la consejería de Educación, porque hubo un descenso demográfico de 830 alumnos menos matriculados en 3 años de educación infantil”, reconocí el director del centro, José Luis Suárez.

El director anunció que este curso se ha concedido al centro la unidad de orientación, que era una demanda antigua que se hacía todos los años a la consejería. “A pesar de haber superado los 400 alumnos matriculados desde hace años, no nos habían adjudicado la orientación a tiempo completo, algo muy importante porque este es un centro con mucha heterogeneidad y se necesita la presencia de una orientadora a diario”, explicó.

 La labor de la orientación es gestionar toda la labor psicopedagógica, coordina a todo el servicio de atención a la diversidad (PT, AL y auxiliares) y la que contacta con todas las familias del alumnado con necesidades o sobredotación. Además, orienta la labor profesional del profesorado como la metodología entre otras cuestiones. “Nuestra demanda era básicamente por la cantidad de alumnado que tenemos con necesidades y la cantidad también de alumnado en general” afirmó.

Suárez aseguró que empiezan el curso con una problemática en el área de PT, porque cuentan con una plantilla muy mermada de Pedagogía Terapéutica, a pesar de habérselo expuesto desde finales del curso pasado a la Jefatura de Personal. “La PT asignada es la Jefa de Estudios y tiene una disponibilidad laboral escasa debido al cargo directivo, pero sólo nos adjudican una plaza interina para atender casi una veintena de dictámenes de necesidades especiales, alguno de ellos con necesidad de PT intensivo, donde los servicios de orientación nos adjudican entre 5 y 10 horas todas las semanas, por lo que es imposible con ese personal atenderlos”, criticó.

El director se mostró algo decepcionado con la administración autonómica, sobre todo con el servicio de personal al que acusa de estar “cerrado en banda”. La razón es que La Ería comenzó el curso sin cuatro profesores, tres de ellos de infantil, cuando son bajas que vienen del curso pasado, “desde la consejería se dice que en septiembre sólo se atienden las bajas sobrevenidas estás no lo son, sin embargo, no nos las cubren en agosto. Tenemos bastante malestar en este sentido, es una pena porque luego el centro funciona bien gracias a los grandes profesionales que trabajan especialmente. Esta situación la sacamos adelante gracias al voluntarismo de profesores especialistas que se ofrecen para colaborar y ayudar cuando tendrían que estar dando clase sólo en primaria, pero que ven que es la única manera que el centro salga adelante y podamos empezar el curso, máxime siendo en infantil y con el periodo de adaptación de los alumnos de 3 años”, explicó.

 Además, aseguró que esto es importante que lo sepan las familias, porque la responsabilidad siempre se vuelca contra el centro, y quiere hacerlo constar. “De los tres miembros de la dirección, a parte de la casuística de PT, los otros dos profesores somos especialistas de primaria, que nos vemos obligados a tener tutoría, cuando en otros centros no tienen tutoría, a nosotros no se nos trata igual, por una razón que desconocemos. Porque en la suma de horas el Principado dice que hay personal suficiente para realizar esas tutorías, cuando ese personal ya está agobiado dando especialidades, que no llega al horario prácticamente de lo que puede cubrir y si aprietas más para que den esas tutorías las cuerdas se rompen. Lo que siempre valoré en la dirección es que la gente esté a gusto en el centro, prueba de ello es que en lo años de esta legislatura y la anterior, que no era yo el director, muy poca gente marchó del centro de manera voluntaria, no me costa que los profesores estén mal a gusto en el centro”, afirmo.

La plantilla es muy estable, este año hubo ligeros cambios debido a las jubilaciones, pero el grueso de la plantilla es la misma de los años anteriores. Además, este es el último año de su legislatura. “Quiero destacar el enorme trabajo que hacen los compañeros del equipo de la directiva, tanto la jefa de estudios como el secretario, son personas con una dedicación encomiable a la labor, son la base de que la dirección pueda ser democrática, pedagógicamente adecuada y esto está coordinando con la jefatura que es la encargada de la labor pedagógica, como con la secretaría que es más la cuestión de infraestructuras, además cuenta con una veteranía en el cargo desde otros centros y lo domina como andar en bicicleta”, reconoció.

El director reconoce al claustro su labor, porque sin ellos la dirección no podría funcionar bien, “una dirección se siente motivada si ve un claustro activo y una línea de trabajo coherente con las pretensiones que tuvo cuando se inició la legislatura. Al claustro le pasa lo mismo, si la dirección hace unas promesas que luego no se cumplen y se centran en otras labores. La relación mutua de respeto, de apoyo y de trabajo en común es lo básico para que funcione un centro educativo y más hoy en día, donde los centros cuentan con una autonomía y las direcciones tienen una capacidad de toma de decisiones única prácticamente y ese no quiero que sea mi estilo, porque pienso que el claustro debe participar de esas direcciones”, relató.

En cuanto al consejo escolar aseguró que siempre se le escucha y que las relaciones con la Asociación de Madres y Padres del centro son muy buenas, valoró muy positivamente el trabajo realizado a lo largo de estos años, ya que la directiva tiene que cambiar porque los alumnos han pasado al instituto, pero continuarán con el mismo tipo de relación basado en una comunicación fluida, activa, mucha colaboración y participación por su parte en todo tipo de actividades. “Este año contamos con una oferta de actividades extraescolares organizadas por el AMPA muy competentes, ya que cada año se van incorporando nuevas y se mantienen las que más demanda tienen. Los padres tienen que saber que son distintas las actividades complementarias de las extraescolares, estas últimas se realizan fuera del horario escolar. El AMPA también colabora con las complementarias como son los festivales y las demás celebraciones”, explicó.

El director aseguró que el Ayuntamiento de Siero a lo largo de varios cursos ha realizado una gran labor en cuanto al mantenimiento de los centros, ya que considera que en muchas ocasiones han excedido más allá sus competencias, realizando obras de gran envergadura, “desde la consejería seguimos esperando ciertas actuaciones, que están aprobadas o en vías de ellos y no hay manera de que echen a andar, como el cambio del sistema eléctrico o el cambio de tejado que exceden al mantenimiento del Consistorio, aunque estamos a la espera de la cubrición de la pista que ya está aprobada”, afirmó.

El director reconoció que el Ayuntamiento está asumiendo obras de envergadura como el cambio de todas las ventanas que faltaban en las zonas interiores, “la consejería con el remanente que tenemos del cambio de las otras ventanas no fue capaz de cambiar tres puertas, porque lo único a lo que vamos a emplear ese remanente es en cambiar las dos puestas de entrada y salida del edificio principal y la de secretaria. Todo fueron pegas para ellos”, criticó.

Suárez recordó que además el Ayuntamiento fue el que asumió el cambio de la caldera del polideportivo, como una obra nueva. La gran novedad es que este año los menores estrenan comedor, fue una obra que surgió de la necesidad de adecentar el espacio con el que contaban, en el edificio de secretaría, que además era compartido con el despacho del AMPA y que se quedaba pequeño, porque se tenían que hacer dos turnos para que comieran los casi 100 alumnos que eran usuarios de ese servicio. “Lo que se solicitó fue un arreglo, pero la alcaldía decidió dotarnos de un comedor, que es un servicio municipal y si que les correspondía a ellos asumir la obra. La obra se realizó los meses de julio y agosto e implicó hacer una obra en secretaria para un almacén que teníamos, además se movieron cuestiones eléctricas y de fontanería y el día 10 de septiembre el alumnado pudo estar en las mesas comiendo en un entorno adecuado y atractivo”, afirmó.

El directo quiso recordar que los directores son maestros y maestras con una capacitación pedagógica suficiente para dirigir un centro y a su personal, sin embrago esa dirección la lleva más la jefatura de estudios, “cuando uno llega a la dirección es cuando descubres que tienes que saber de albañilería, pintura, fontanería, de los milibares de una caldera para saber el mantenimiento y los extintores. Cuando dices que capacitación pedagógica tienen bastante con una experiencia de 33 años y necesitamos una formación en infraestructuras se ríen y piensan que es una tontería. En el día a día de una dirección pasas más tiempo mirando si hay que segar el jardín o si cayó una barra de una puerta, que lo que es la dirección pedagógica. Este es menos trabajo de tiempo en el centro que la jefatura y la secretaria, pero es un trabajo desconocido para lo que es la formación de un maestro, el tema de infraestructuras sería algo básico para formarte como director. Si se dan cursos de metodología, proyecto, utilización de los libros, de cuestiones de protocolo de acoso, padres separados, legislación escolar, relaciones con los medios, privacidad, pero sobre el día a día del trabajo de infraestructura nadie te informa y va saliendo adelante con mil discusiones y asesorándote. El mayor problema que veo es la falta de entendimiento de las administraciones de que tú no tienes ese conocimiento”, reconoció.

Además aseguró que existe un principio machista en las administraciones, porque asegura que si el aparejador va a hablar con una directora no le explica todo lo que va a hacer sólo le dice que lo solucionará, mientras que a un director le da todo tipo de explicaciones aunque no se esté enterando, lo mismo ocurre con el personal que trabaja en un centro y no son docentes, afirmó que si es director el trato es más tu a tu que con la directora a la que no se le suele decir nada, sólo actúan.

Otra de las quejas con respecto a la administración regional es que este año no se supo hasta finales de agosto los alumnos a los que se les concedía el Contrato de Préstamo de Libros, según la consejería porque se dio un problema con Hacienda a la hora de contrastas las declaraciones de la renta. “Nosotros en julio estamos trabajando y podían haberlo hecho para finales de julio, pero aseguraron que no fue posible por el problema de Hacienda del que se dieron cuenta a principio de julio y no entiendo porque hasta el 25 de agosto no salieron los listados. Los centros en agosto estaban cerrados y el día 3 de septiembre nos encontramos con que teníamos que comprar los libros, que nos faltaban de diferentes cursos, porque hay grupos donde se usan y se tiran porque se escriben. No son fechas las que se manejaron este curso y tendrán que prever el no retrasar tanto la convocatoria”, explicó.

Esto unido a la convocatoria de interinos, que para empezar el día 1 de septiembre, sólo se cubren las vacantes que se dan durante el año, y eso no es lo correcto, porque el colegio empezó el día 10 y debería de haberlo hecho con todo el personal, “en la reunión que tuvimos de directores de centros se ensalzó la figura de la administración central por parte del consejero y no podemos echar la culpa a los recortes, porque se prevé invertir en educación y que eso signifique que no se recorte en personal y ese tiempo que tenemos que  ocupar con personal del centro, donde se ahorran un sueldo, que lo cubran cuanto antes. No me vale la política progresista si funciona igual o peor que cuando había choque entre las administraciones, al no ser del mismo signo político. Tienen un sistema de trabajo de ahorro, aunque se gasten el dinero en cuestiones socioeducativas que probablemente tengan más visibilidad, porque los problemas de los centros nos los comemos nosotros. Pero te duele cuando se echa la culpa al centro, por la falta de personal. Los interinos tendrían que incorporarse como muy tarde uno o dos días después de la baja, no tirar de los profesores del centro durante 15 días que se aprueba su llegada”, criticó.