[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Pelayo Palicio, vecino de Lugones, ganador del Descenso del Sella en Sub-23: “La Ribera Oviedo Kayak quiere cantera”

“Estamos ante un deporte duro, hay que cogerlo con ganas, en invierno no es tan fácil y divertido como en el verano”

Publicado el 05/09/2018
El tapin Pelayo Palicio, vecino de Lugones,  ganador del Descenso del Sella en Sub-23: “La Ribera Oviedo Kayak quiere cantera”

No todos los grandes deportistas son famosos y millonarios, ni todos los deportes igual de conocidos, eso es lo que sucede con el piragüismo aunque en Asturias tengamos grandes campeones  y  pruebas de la talla del Descenso Internacional del Sella. Una de esos grandes  vive en Lugones y se llama Pelayo Palicio, reciente ganador del Sella categoría Sub-23 y tercero en la edición del 2017, cuenta también en su haber con un 4º absoluto en la Regata Internacional de Villaviciosa y un 3º absoluto en la de San Agustín. Hace tan solo unos días quedó segundo, detrás de Australia, en la regata Internacional de Carrión (Palencia) y segundo en la regata internacional de Alar del Rey, Pisuerga.

Llegó al mundo de palas y piraguas cuando solo tenía 8 años, ahora tiene 22, porque en las piscinas de Lugones por aquel entonces había Kayak Polo, cuando dejó de haber esta poco habitual modalidad deportiva consciente de que no quería abandonar la piragua se fue a entrenar a Pola de Siero  con Fernando Noval que trabajaba con niños. Al principio le costó compaginarlo con los estudios a los que se dedicaba por semana hasta las 18.30 h., a continuación y sin perder ni un minuto se iba a Pola.

En la actualidad entrena en La Ribera Oviedo KayaK, un Club que obra en su palmarés con importantes títulos y en el que se encuentra muy a gusto. Recientemente hubo un cambio en la directiva que ahora encabeza Faustino Santo y  se apuesta más si cabe, por conseguir cantera. Palicio se ha involucrado mucho en ello, no le interesa tanto salir en los medios y ser conocido por sus logros como el impulsar este deporte sobre todo entre los niños porque, claro está, son el futuro. “Soy el único palista de Lugones, quiero que haya más y que se conozca este deporte. En nuestra comunidad autónoma tenemos nombres tan importantes como el riosellano Walter Bouza, campeón del mundo y 8 veces ganador del Sella, son un ejemplo a seguir”.

El club tiene escuela desde hace unos 5 años, cuentan con un total de 8 niños y niñas con una edad en torno a los 14. “Tiene el apoyo del Ayuntamiento de Oviedo que otorga una subvención específica para su funcionamiento, el consistorio de Ribera también aporta lo suyo al club en general, con todo tiramos para adelante, la escuela afortunadamente va creciendo y eso hace que necesitemos más inversión en material y para llevar a los niños a las carreras. Atraer a los más pequeños, ese es uno de nuestros principales objetivos”.

Durante los meses de julio y agosto desarrollan cursos de verano en los que sí hay mucha participación “Estamos ante un deporte duro, hay que cogerlo con ganas, en invierno no es tan fácil y divertido como en el verano”

Incide en que es necesario que las instituciones ayuden a incentivar este deporte “está un tanto abandonado, pruebas como la del Sella dan publicidad porque la televisión y los medios se ocupan de él y llega de esta forma hasta las casas, pero otras pruebas que son espectaculares no se retrasmiten, hemos conseguido medallas olímpicas pero esto no se traduce en ayudas o en mejores infraestructuras”

Como sucede con otros conocidos deportistas como el olímpico Saul Craviotto, de profesión policía, a Pelayo le resulta imposible vivir del piragüismo, trabaja en La Polesa y compagina su jornada laboral con su gran afición a la que dedica un mínimo de 3 horas diarias después de terminar aquella  “gracias a que mi jefe se enrolla y no suele ponerme problemas a la hora de pedir días para ir a los campeonatos, lo mismo sucede con los compañeros”.  Entrena en pretemporada de octubre a febrero, en el mes de marzo comienza el Campeonato de España de Pista y a partir de este momento y a lo largo del verano entrena y compite sometido a un exigente calendario que le obligan a viajar constantemente.

 Con la victoria en el Sella tan reciente le preguntamos por su significado deportivo y en definitiva por todo lo que le rodea. Nos cuenta que la participación de asturianos se mantiene en las últimas ediciones no así la de internacionales que descendió. “Esta edición fue espectacular, la posición en la salida es fundamental tienes que estar pendiente de todo, no pillar atascos, remar y atacar. Tras la primera curva empiezo a despreocuparme un poco y a controlar a los míos. Si se sale bien avanzas, pero sinceramente en el Sella el mejor no siempre gana, la suerte y los reflejos juegan un importante papel”

Otro aspecto que destaca es el de las polémicas que surgen y de las que se hacen eco todos los medios “el año pasado cambiaron el reglamento y no dejaron bajar a un zamorano y a un portugués juntos en la misma piragua, tenían que ser de la misma nacionalidad. El caso es que eran de los favoritos puesto que en años anteriores remando juntos habían conseguido quedar los segundos. Algo similar pasó con el paso libre por la isla de la Boticaria, los participantes supimos de esta posibilidad  casi en el momento de salir, con muy poca antelación, no tuvimos tiempo de hacernos a la idea, yo mismo me la jugué sobre la marcha, el porteo en la isla fue decisivo en los resultados”.

Pelayo tiene claro que el piragüismo es un deporte minoritario, y que ellos no se hacen famosos. Le preguntamos entonces por el papel de la mujer. “Aquí también hay polémica, hay pruebas en ríos en las que hacen menos distancia que los hombres. Las propias chicas no se ponen de acuerdo, unas  lo prefieren así y otras consideran que deben remar la misma distancia y competir en pruebas absolutas en las que luchen contra los hombres. Tienen que ser ellas las que se pongan de acuerdo, las que decidan, en cualquier caso a mí personalmente me parece bien que estén en una absoluta, las hay muy, muy buenas”

Ya para terminar, ¿Qué se siente al subir al pódium?

Bueno no me alegro mucho, a ver que se me entienda me gusta claro que para eso he trabajado fuerte, pero empiezo a pensar en la siguiente prueba, en la próxima temporada. Exteriorizo más el enfado si las cosas no van conforme a lo previsto. Pero ante todo hay que ser humilde, esta es la base de este deporte y de todos en general, tienes que tener claro que hay un equipo detrás que te apoya, que no estás solo. Llegaste hasta el pódium gracias a un cumulo de circunstancias y personas.