[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Residencial Santa Cecilia, centro pionero de noche para mayores

La directora aseguró que dentro de la atención geriátrica integral se aportan todos los campos que pueda necesitar una persona mayor, independientemente de su dependencia....

Publicado el 21/05/2018
El tapin La Residencial Santa Cecilia, centro pionero de noche para mayores

La Residencial Santa Cecilia cumple en el mes de agosto doce años y está ubicada en la Plaza Les campes número nueve, en Pola de Siero. La directora del Centro es, Margarita Suárez Junquera, explicó que este proyecto nació gracias al Doctor Suárez Cueva, que era un médico muy conocido en Pola de Siero y su padre. Las casas en las que se encuentra instalada La Residencial eran unas viviendas catalogadas y el proyecto era crear allí el centro, aunque el Doctor falleció antes de verla acabada.

Santa Cecilia es una residencia privada y acreditada por la consejería de Vivienda y Bienestar Social, cuentan con 58 plazas y acoge a personas mayores con cualquier tipo de necesidad asistencial, ya sean personas más independientes en las actividades de la vida diaria, como gente totalmente dependiente para todo lo cotidiano.

Se ofrece una atención geriátrica integral, donde se abarcan todos los campos que una persona mayor necesita cubrir cuando acude a un recurso como este. “Aquí se da un servicio que no se puede ofrecer en casa, aunque existe la ayuda a domicilio o los centros de día. Cuando uno busca cubrir parcelas que en el hogar no se puede, como puede ser la soledad porque no tenga hijos o alguien que los cuide o por temas personales no se les puede cuidar, solicitan este servicio complementario, se pueden dar circunstancias clínicas asociadas al envejecimiento y se necesitan estos cuidados”, destacó Margarita.

La directora aseguró que dentro de la atención geriátrica integral se aportan todos los campos que pueda necesitar una persona mayor, independientemente de su dependencia, un ejemplo es el servicio de la fisioterapia, ya que para disfrutar de él no  se tiene porque ser una persona dependiente, a veces ocurre lo contrario puede ser una persona independiente para andar o moverse, pero que necesite realizar un ejercicio diario para mantener esa capacidad más tiempo.

Hay otras patologías agudas como fracturas, accidentes cardiovasculares o daños neurológicos, que implican una atención en fisioterapia diaria y este servicio lo disfrutan todos los residentes, adaptado a cada uno de ellos. De la misma manera, el servicio de enfermería ofrece los cuidados que cada uno necesita, también cuenta con servicio médico propio de forma que los médicos de la residencia pasan allí consulta, sin olvidarse de la coordinación con el servicio médico público poniendo al corriente de la histórica clínica a los médicos de familia de cada paciente.

Otra de las actividades que se ofrece es la terapia ocupacional y en función de cada usuario se le ofrecen las iniciativas que él pueda desarrollar, “una de las patologías de las personas mayores son los deterioros cognitivos, las demencias y las alteraciones conductuales, que se trabajan confeccionando grupos, donde se ofrece la atención que cada uno requiere”, apuntó.

Santa Cecilia cuenta con un grupo de residentes que son independientes funcional y cognitivamente, que leen el periódico, van a misa, al hogar del jubilado diariamente y el planteamiento de las actividad son lúdico-terapéuticas, donde realizan excursiones a la Universidad Laboral de Gijón, al Acuario, al cine, al centro comercial de Paredes entre otras salidas que se realizan todos los meses. “Se organizan talleres de cocina, jornadas gastronómicas, taller de pintura, entre otras. Contamos con un amplio programa de actividades y se ofrece la terapia ocupacional en el horario de mañanas y todos los días por la tarde tienen otro tipo de actividades”, apuntó. Por las mañana realizan dinámicas grupales, se estimulan los sentidos con música, ejercicios a través del juego como cálculo mental, por grupos se trabaja lo que cada persona puede. Por las tardes tienen teatro, pintura y dos días a la semana lotería.

Se da mucha importancia al envejecimiento activo, y la línea de trabajo es ofrecer una atención que cubra todos los campos: sanitario, asistencial, social y psicológico. “Procuramos que las familias estén muy implicadas en el día a día de lo que hacemos, participan en muchas actividades como las excursiones y las visitas. La parte social la cubrimos con la relación con las familias, los amigos y el entorno. Acudimos al auditorio cuando hay obras de teatro o conciertos, somos un centro abierto a la comunidad, todos los jueves cuando el tiempo lo permiten salen con la terapeuta y la fisioterapeuta a dar un paseo por La Pola, hacen ejercicio físico, se relacionan con el entorno, luego toman un café. También se acude a las exposiciones de Güevos Pintos y se coloca un stand en el encuentro de mayores de Siero”, explicó.

Dentro de sus actividades el día de Güevos Pintos ellos mismos los decoran y los venden y en Navidades venden adornos para el árbol hecho por ellos, el dinero que se recauda con las actividades se destina a Cáritas de Pola de Siero bajo la denominación “Ningún niño sin recursos” y llevan seis años colaborando, “nos llaman los responsables de Cáritas con lo que necesitan como productos de higiene o comida de bebé, los compramos y se lo entregamos. Queremos que los residentes se sientan útiles y que pueden salir al entorno”, destacó Margarita.

El hecho de estar en el centro de Pola de Siero les permite  estar en contacto con el exterior, por ejemplo en el mes de mayo le llevan flores a la Virgen, además el párroco acude una vez al mes a confesar y dar la comunión a las personas que no se pueden desplazar, “al estar en la zona urbana nos permite salir a dar paseos y convivir con los vecinos”, destacó.

Santa Cecilia cuenta con cinco plantas, en la planta sótano se encuentra el gimnasio, la sala de terapia, un comedor privado para las familias que comen con ellos, la peluquería, la sala de curas y la cocina, donde se elabora las comidas caseras con dietas adaptas a los pacientes; en la planta baja están los salones, cuartos de baños adaptados, despacho de dirección y administración, los comedores y en las plantas superiores están las habitaciones y en cada una hay una salita de estar, todas las habitaciones dan al exterior y están adaptadas con camas eléctricas, televisión, teléfono y sistema de alarmas por voz.

Al ser un centro abierto a la comunidad y las familias se cuenta con horarios abiertos, las personas que quieran ver a sus familiares pueden hacerlo a cualquier hora, “el centro además se adapta a las familias y a las costumbres de los residentes, porque no es fácil dar el paso de acudir a una residencia y se debe facilitar”, explicó.

La Residencial Santa Cecilia cuenta con la acreditación de la consejería como Centro de Noche para personas mayores, “somos pioneros y los únicos en Asturias que ofrecemos este servicio”, afirmó la directora. Los servicios que se ofrecen son la atención nocturna especializada (vigilancia, cambios posturales, asistencia geriátrica); control en la administración de la medicación; plan individual de atención nocturna (problemas de suelo, alteraciones de conducta y cuidados de enfermería); servicio médico y enfermería; asistencia personal en las actividades diarias (aseo/ducha, vestido, movilización) y como opcional está el servicio de transporte y el desayuno. “Hay muchas familias que tienen resuelto el día, pero por las noches no pueden atender a las personas mayores, porque el descanso es muy importante para los cuidadores y optan por esta alternativa”, comentó Margarita.