[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Lugones Rangers y La Esperanza entran a formar parte de la Plataforma Fútbol Justo para Siero para pedir una separación política del deporte local

Publicado el 11/05/2018

La Plataforma Fútbol Justo para Siero se ha ampliado en cuanto a los grupos representados, tras la reciente incorporación de la Escuela de Fútbol La Esperanza y el club de fútbol sala Lugones Rangers, ambos pertenecientes a la localidad de Lugones, dicha incorporación viene motivada por la exigencia de lograr separación política del deporte local, dado que las instalaciones municipales son pagadas por todos, mantenidas por todos y disfrutadas por unos pocos, atendiendo a criterios de “amiguismos” y pactos políticos, entendiéndose que las subvenciones nominativas deberían desaparecer en aquellos casos que no aportan representación en ámbitos nacionales o incluso en equipos que disfrutan de instalaciones municipales gratuitamente y para más “vergüenza” cuando dichos equipos los alquilan a terceros fijando sus propios precios sobre la instalación en concesión, no diferenciando equipos de peñas o federados sin espacio propio, primando en ocasiones los primeros sobre los segundos.

Así mismo, la Plataforma tras recopilar la información necesaria, hará llegar en los próximos días un dossier a todos los grupos de la oposición, pues la Plataforma entiende que dichos grupos son la herramienta política que ponga fin a la situación actual. En el mencionado documento constarán los detalles del mal uso de varias instalaciones deportivas del municipio con el beneplácito del equipo de gobierno y sus socios. Con esto, la Plataforma pretende que los partidos de la oposición den un paso más allá y a través de gestiones efectivas depuren responsabilidades de forma inmediata ante cuestiones tan graves como la existencia de un bar dentro de El Bayu presuntamente realquilado y sin licencia, ya desde sus inicios, y que fue el que sirvió la polémica cena en la fiesta que transcendió en prensa, o quien tenía las llaves ese día para cerrar la instalación al margen de la empresa adjudicataria del servicios de vigilancia de este campo municipal, que entre sus funciones especificadas en el pliego de prescripciones técnicas tiene que cumplir con la tarea de controlar el acceso de los usuarios a la instalación, el cumplimiento de los horarios de uso asignados a cada club o encender y apagar tanto las luces como los sistemas de ventilación o calefacción.

La Plataforma conformada por el Atlético Siero, Unión Deportiva, Valdesoto, Rayo Carbayín y los mencionados Lugones Rangers y FS La Esperanza alberga ya a casi 300 deportistas de dos disciplinas, lo que radica en que ya no es “un problema del Bayu” como justificaba el regidor local, sino que justifica las prácticas arbitrarias mantenidas en el tiempo y denunciadas por la Plataforma, la cual ya ha solicitado una entrevista informativa con responsables autonómicos para trasladar la situación actual e informar la creación de una asociación que aglutine legalmente a todos los damnificados por la situación actual.