[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Una vecina de Lugones denuncia el trato “ofensivo” de la Policía Municipal de Siero

Publicado el 04/10/2015

Una vecina de Lugones denunció lo que considera un trato “ofensivo” por parte de la Policía local de Siero tras caerle las llaves a la alcantarilla el pasado sábado día 5 de septiembre. El suceso ocurrió a las 14,15 horas en la Avenida Conde de Santa Bárbara, la afectada fue a su vehículo y tras abrirlo se le cayeron las llaves a una de las alcantarillas de rejas que en ese momento estaba inundada, ya que había llovido ese día. No contaba con las llaves de repuesto en su domicilio ni con la ayuda de nadie de su familia o amigos que pudieran ayudarle en ese momento.

La vecina en un primer momento llamó a la comisaria de la Policía Nacional de Pola de Siero, y aseguró que el agente que cogió el teléfono le atendió de manera cordial y la tranquilizó, porque le dio un ataque de histeria, le remitió al teléfono de la policía municipal de Siero. Al llamar a las dependencias de la policía de Lugones el agente le aseguró que ese no era su trabajo, sino que acudiera a un bar cercano y pidiera ayuda a un camarero para que se las cogiera, incluso le llegó a decir que “si esperaba que el metiera la mano en la alcantarilla”. La residente le comentó que no esperaba eso, sino que hablara con el Ayuntamiento de Siero para que le mandaran a un funcionario que le abriera la tapa y le cogiera las llaves, a lo que el agente le respondió que ningún funcionario trabajaba 24 horas. “Le comenté que porque me iba a ayudar un camarero cuando su trabajo es ayudar a la ciudadanía, por lo que cobra un sueldo. Me dijo que si eso le pasara a él no llamaría a la policía en ningún caso”, destacó la afectada.

La conversación concluyó cuando el agente colgó el teléfono, “lo que más me fastidia es que desde las 14 hasta las 19 horas, que recuperé las llaves, el coche estuvo abierto. Tuve que llamar a mi cuñado que vive en Gijón y compró un palo extensible en los chinos con un gancho y recuperó las llaves. Si por lo menos aunque no hubiera venido me hubiera dado otra solución o me hubiera tratado mejor se lo hubiera agradecido”, apuntó.