[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Somos Siero solicita el cambio en las condiciones de contratación del servicio de comedores escolares

Tras reuniones con varios agentes implicados propone una serie de medidas de mejora de las condiciones laborales, servicio y calidad

Publicado el 02/04/2018

Tras mantener reuniones con un gran número de AMPAS y otros agentes implicados en el servicio de comedor escolar, desde Somos Siero, se plantean una serie de medidas encaminadas a la mejora de las condiciones de los comedores escolares, tanto en la calidad de los menús servidos como la del empleo generado o la implicación del proceso en la economía local.

En primer lugar, uno de los problemas detectados es el incumplimiento de las ratios cuidadora-alumno/a. Esta circunstancia tiene su origen en la catalogación de las personas usuarias del comedor en solo dos grupos: fijas o esporádicas. Así se consideran fijas exclusivamente a aquellas que asisten todos los días, con pago del servicio íntegro mensual, y esporádicas tanto a quienes acuden algún día puntualmente de forma imprevista como quienes acuden regularmente durante el curso varios días concretos y prefijados con antelación. De esta manera, únicamente se computa el alumnado fijo a la hora de establecer las ratios correspondientes, incumpliendo así la empresa adjudicataria el contrato de prestación del servicio.

Dado que es necesaria la comunicación previa de la intención de hacer uso del servicio con antelación suficiente no hay ninguna justificación para este modelo de gestión.

Somos Siero exige el cumplimiento escrupuloso de dicha ratio, y sean considerados “comensales esporádicos” únicamente aquellos que comuniquen su necesidad de hacer uso del servicio de comedor durante las 24 horas previas al horario de inicio del mismo.

Así mismo las cuidadoras de comedor tienen asignadas determinadas tareas que no suponen atención directa al alumnado de comedor, tales como fregado y limpieza de vajilla, mesas suelos y dependencias del comedor. De esta manera durante todo el período de atención a niños/as usuarias/os, como mínimo una de estas personas está dedicada exclusivamente a estas tareas accesorias, no pudiendo ejercer la vigilancia y atención a las necesidades concretas del alumnado, tanto en el período de comida efectiva como en el período posterior de juego en el patio o aula correspondiente.

Para evitar esto Somos Siero propone que la ratio cuidador/as – comensales, sea exclusivamente relacionado con las labores de atención directa a los menores, incrementándose el personal para el resto de tareas accesorias en número necesario en cada caso, teniendo en cuenta las características de cada centro en lo referente a número total de comensales, turnos de comida y funcionalidad de las dependencias. Así se demanda que en los pliegos de condiciones futuros se puntúe al alza el número de trabajadoras ofertado por centro para realización estas otras funciones.

Somos Siero considera que actualmente las familias están abonando un servicio por encima del precio realmente contratado, debido a la negligencia y ausencia de control por parte del Ayuntamiento de Siero.

En cuanto a la calidad de la comida, Somos Siero considera imprescindible que sea considerado un factor clave en la puntuación de las ofertas. Para ello se pide que los valores relacionados con la misma supongan más de un 50% de la valoración de las propuestas, y que posteriormente se realice por parte del Ayuntamiento un seguimiento estricto del cumplimiento de esta calidad. Se considera totalmente necesario prescindir de alimentos tales como salchichas o barritas de pescado (en el menú delicias de pescado), por su ínfimo valor nutritivo y alto contenido en grasas saturadas.

Somos Siero considera necesario el favorecer la compra de proximidad y de productos ecológicos y medioambientalmente sostenibles, puntuando favorablemente a las empresas que adquieran sus materias primas a productores ecológicos, y en una distancia cercana a su punto de suministro, promocionando así el consumo de pequeños productores locales y regionales. Asimismo se reclama el desglose del pliego por centros escolares, de forma que las PYMES puedan presentar ofertas, dado que el tamaño del pliego actual provoca que solo pueda ser adjudicado a grandes empresas.

En lo que respecta a la gestión de cobros por prestación del servicio, se necesita mayor flexibilidad en cuanto al cambio de comensal fijo a esporádico. Actualmente a quienes causan baja en el servicio como comensales fijos por cualquier circunstancia, no se le permite volver a inscribirse como tal y ha de permanecer como esporádico, abonando así un coste mucho más elevado por menú, aún acudiendo nuevamente a diario. Esto provoca que a aquellas personas con dificultades laborales por contratación temporal, o con entradas y salidas continuas de la actividad laboral, se les añadan estas penalizaciones con el consiguiente incremento de gasto familiar diario. Considera Somos Siero que es imprescindible adecuar la prestación del servicio de comedor a las necesidades reales de las familias, por tratarse de un servicio esencial en lo que respecta a la conciliación de la vida familiar y laboral.

Asimismo en la actualidad, transcurridos 5 meses desde la adjudicación del servicio, no se ha procedido por parte del Ayuntamiento de Siero a realizar ningún tipo de inspección de la correcta prestación del mismo, llegando al extremo de no existir en muchos de los centros educativos los correspondientes libros de inspecciones o reclamaciones, obligatorios y que figuran como tales en los correspondientes pliegos de contratación, dificultando además la presentación de reclamaciones por parte de los padres y madres.

Por todo ello, y teniendo en cuenta que diariamente hacen uso de este servicio unos 600 niños y niñas en todo el concejo, Somos Siero exige la solución inmediata a todas estos incumplimientos. Posteriormente y como medida previa y prioritaria a cualquier contratación futura pide que se escuche la opinión las AMPAS, conocedoras sobremanera de las situaciones descritas y de las posibles propuestas de solución, con el fin de consensuar los nuevos pliegos de condiciones técnicas que signifiquen una mejoras en laborales, de prestación del servicio y calidad de la comida servida.