El director del colegio La Ería se niega a ceder el próximo año el centro para el Plan Concilia si no se cuenta con los recursos suficientes para su desarrollo

“Hablé con el director de Cometa Verde y me aseguró que su labor era recoger no limpiar, hubo bicefalia de dos concejalías Bienestar Social y Educación y no se mandó limpieza y la que se envió finalmente fue muy escasa y al inicio del curso no estaba limpio el centro”

Publicado el 10/10/2017
El tapin El director del colegio La Ería se niega a ceder el próximo año el centro para el Plan Concilia si no se cuenta con los recursos suficientes para su desarrolloEl director del colegio público La Ería de Lugones, José Luis Suárez

El director del colegio público La Ería de Lugones, José Luis Suárez, expresó al periódico El Tapín su malestar porque este verano se desarrolló en el centro el Plan Concilia, una colonia urbana vinculada al Plan de Infancia, sin los recursos suficientes.

Fue en el mes de marzo cuando la responsable del Plan se puso en contacto con el director para informarle del tema y él cedió el centro con un horario de 7 a 15 horas, “para tener ese horario se necesita un conserje, pero el centro el que posee no tiene tanta disponibilidad de horas, lo que supondría pagar horas extras, pero cuando empezaron las colonias la concejala de Bienestar Social le aseguró que no le iba a pagar las horas extras, sino como horas normales que repercuten en el centro porque había que darles horas libres durante el curso”, criticó.

Pero el director considera que la situación empeoró cuando se le concedió a la empresa Cometa Verde y en los pliegos supuestamente iba incluida la limpieza, “unos monitores no pueden encargarse de la limpieza porque no es su labor, tendría  que haber ido una empresa de limpieza. Pero para un mes entero con un montón de niños mandaron que limpiaran los monitores. Hablé con el director de Cometa Verde y me aseguró que su labor era recoger no limpiar, hubo bicefalia de dos concejalías Bienestar Social y Educación y no se mandó limpieza y la que se envió finalmente fue muy escasa y al inicio del curso no estaba limpio el centro”, se quejó.

Otro de los problemas fue el comedor del que se encargó la misma empresa que lo hace durante el curso y esta se limitó a llevar el catering y a servirlo, no a limpiar ni dar las comidas, ya que tuvieron que hacerlo las monitoras de Cometa Verde que tiene el titulo de manipuladoras. El director aseguró que cuando comenzó el curso y acudió la encarga del comedor vio que el suelo de la cocina estaba en condiciones lamentables, sin limpiar. “El año que viene en estas condiciones no estoy dispuesto a ceder el centro. El Ayuntamiento trabaja muy bien en el centro por eso prestamos toda la colaboración y hacen obras sin que les corresponda, pero  cuando das en situaciones en las que no hay diálogo como director tomaré mis condiciones”, destacó.

En cuanto al curso presente, Suárez aseguró que la matrícula aumentó considerablemente, el número de alumnos es de 426, y no se debió únicamente al aumento de los alumnos de tres años de educación infantil, sino a las altas que se produjeron en el resto de cursos.

El colegio es de línea dos, menos en quinto de primaria que es línea tres, aunque hay grupos que están rondando el exceso de matrícula con dos clases de 26, que con un alumno matriculado más se deberían de desdoblar. “Es cierto, que en el colegio en este momento no contamos con mucho espacio para más desdoblamientos de las aulas, porque  prácticamente se eliminaron todas las aulas de especialidades, sólo queda la de inglés y la de llingüa compartida con música. Lo demás son tutorías y sería difícil abrir más aulas”, destacó.

La Ería continúa con los mismos proyectos que en cursos anteriores: bilingüe, biblioteca, apertura de centros, salud, el reciclaje y el huerto escolar. Además cuentan con actividades nuevas propuestas por el Ayuntamiento de Siero, una de las grandes novedades es la clase de coro de manera extraescolar propuesta por la Orquesta de Cámara de Siero con gran entusiasmo, “nos reunimos en su día con Manuel Paz, director de la orquesta, y este curso se ofertará en los tres centros. En un primer momento se dará clase de coro, pero se irán incorporando instrumentos para que los conozcan los alumnos y es posible que esto sea una actividad común que tengan que realizar los alumnos en la Casa de Cultura, para no trasladar los instrumentos de un sitio para otro, porque es allí donde ensaya la Orquesta”, apuntó.

Suárez aseguró que este curso continuarán con el huerto escolar, que el pasado año fue aprobado en el plan del centro, aunque no tenían muy claro cuándo comenzaría a funcionar, pero con el paso del curso una de las terrazas les sirvió de huerto, con la instalación de los plantones, “hemos recogido cebollas y algún que otro producto. En la actividad participaron todos los alumnos en mayor o menor medida según su edad, de hecho, los de educación infantil pintaron las paredes de la terraza con diferentes motivos para que no parezca tanto un huerto urbano”, explicó.

En cuanto a las celebraciones anuales, el colegio continuará celebrando el Amagüestu con la presencia del colectivo Seis Conceyos, que es una actividad muy interesante al revivir los juegos tradicionales, también el Halloween con la colaboración del departamento de inglés con las tutorías realizando disfraces y canciones, el concurso de Navidad que es literario, Carnaval con una temática única que está todavía sin decidir, la Semana del Libro y en junio las graduaciones y el festival de fin de curso, que lleva muchas horas al departamento de música.

Suárez recordó que el pasado curso se inauguraron las pistas del patio, cuya obra fue realizada por el Ayuntamiento de Siero, aunque continúan a la espera de la Consejería de Educación para que realice diferentes obras, entre ellas el cambio de la cubierta de la pista, ya que lo aplazó al próximo presupuesto, pero el Consistorio fue el que se encargó de poner solución a las goteras por ahora, porque lo bueno sería cambiar al cubierta entera y cerrarla por los laterales.  “El Ayuntamiento ahora acometerá el sellado de las uralitas del tejado del polideportivo, porque se están colando las palomas en el interior y toda la caca que hacían en el patio la están haciendo en el polideportivo, intentarán hacer una obra porque no es de mantenimiento y no les competería a ellos realizarla”, destacó.

Otra  de las obras que realizó la administración local y que era una demanda antigua del centro fue la eliminación del depósito antiguo de la caldera, que había causado un hundimiento en la acera próxima al edificio de la secretaria.