Ante el silencio del alcalde de Siero a aclarar sus declaraciones de bienes e intereses se remitió lo publicado por este medio a la Comisión de Ética de la Federación Socialista Asturiana.

La Comisión de Ética no sólo no salió en defensa del alcalde sino que le pidió explicaciones sobre los datos aportados

Publicado el 02/09/2017
El tapin Ante el silencio del alcalde de Siero a aclarar sus declaraciones de bienes e intereses se remitió lo publicado por este medio  a la Comisión de Ética de la Federación Socialista Asturiana.Rueda de prensa de Ángel García en la Casa de Pueblo de Lugones

Las declaraciones de Ángel García “Cepi” estaban mal por las manifestaciones del propio alcalde reconociendo errores y por la de los concejales de la oposición

 Desde que el periódico EL TAPÍN publicara en el mes de Enero de este año 2017, que las declaraciones de bienes e intereses formuladas por el alcalde de Siero, Ángel García, no eran consistentes con los ingresos declarados por él mismo, han pasado varias cosas. Pero otras aún no han ocurrido.

Ante el silencio del alcalde a aclarar al periódico esa información, se remitió lo publicado a la Comisión de Ética de la Federación Socialista Asturiana. Según pudo saber este medio, la Comisión, no sólo no salió en defensa del alcalde sino que le pidió explicaciones sobre los datos aportados (recuérdese que todos los datos publicados por EL TAPÍN están copiados de boletines oficiales y de la página oficial del propio ayuntamiento de Siero).

La publicación de este requerimiento puso el asunto en boca de todos y  los medios de comunicación regionales se hicieron eco de la noticia.

Para sorpresa de más de uno, es el PSOE de Siero quien sale en defensa de Cepi alegando que se trata de una disputa entre Susanistas y Pedristas, ya que La agrupación de Siero apoyó a Pedro Sánchez frente a la candidatura de Susana Díaz apoyada esta última por el sector oficial de la FSA.

El último capítulo de la historia, fue el viaje a Madrid del alcalde a la calle Ferraz, sede federal del PSOE, para entregar, según él, toda la documentación necesaria para acreditar su transparencia. Bien es verdad, que un lunes del mes de agosto, en Ferraz se quedaría la documentación la secretaria de guardia, porque, evidentemente, la Comisión Federal de Ética, no le estaba esperando.

Desde el principio de esta historia el afán que ha movido al periódico ha sido exclusivamente el de informar a sus lectores.

Y si bien eso se ha conseguido en parte, lo que ha faltado es la respuesta adecuada de un político en el ejercicio de sus funciones públicas.

Aquí ya ha quedado claro que las declaraciones de bienes estaban mal. Por las manifestaciones del propio alcalde reconociendo errores en alguna concreta,  y por las de concejales de la oposición, como Somos Siero, que ha llegado a la conclusión de que hay más de una declaración que no es correcta. Es evidente que no es correcta la declaración de actividades de 2011, donde se permite declarar que trabaja en Capsa y deja en blanco la columna de retribuciones, cuando el resto de sus compañeros la cumplimentan (BOPA número 231 del 5-10-2011).

Y ante estos hechos consumados ¿cómo ha actuado el político? ¿Ha sido transparente? ¿Ha explicado, con la documentación oportuna por delante, en qué momento se produjo ese incremento? ¿Ha aportado los títulos de propiedad para comprobar las fechas y valores de compra? ¿Ha explicado por qué las declaraciones estaban mal?

La ausencia de respuestas es lo que lleva a pensar que se están ocultando cosas deliberadamente, porque los políticos están sometidos a estos peajes. No tienen el mismo grado de intimidad que el resto de las personas. Para garantizar el buen gobierno y el adecuado control de la actividad pública tenemos derecho a saber qué tiene cuando entran, cuánto ganan y con qué y qué tiene cuando se van. Y hay que recordar que la actividad política es voluntaria, si no se quiere uno someter a estos peajes, siempre tiene la puerta abierta para irse. Y esa ausencia de respuestas es evidente.

Tampoco tenemos respuestas en la actuación de la oposición en Siero. Si bien algunos partidos apoyaron al alcalde desde el principio, otros manifestaron su sorpresa y pidieron explicaciones. Se habló entonces de que si no las daba, se verían obligados a convocar un pleno extraordinario en el ayuntamiento para analizar sus declaraciones de bienes. Eso implica formar un expediente y traer a él toda la documentación necesaria. Sin embargo, el alcalde reunió a los portavoces y parece que la idea, más o menos velada, de que si se hacía,  se iban a investigar los patrimonios de todos los concejales, surtió efecto porque el pleno no se llegó a convocar. Para convocar un pleno extraordinario en Siero solamente hace falta la firma de siete concejales.